A “La consagración de la Primavera” en su centésimo aniversario

Este 29 de mayo se cumplen exactamente 100 años del estreno de una de las obras más espectaculares y trasgresoras escritas en Occidente. “La Consagración de la Primavera“, con música de Igor Stravinsky y coreografía de Vaslav Nijinsky para “Les Ballets Russes” de Diaguilev, generó una ola de desconcierto, pánico, gritos, furia y ataques de […]

Miércoles, 29 de mayo de 2013 |

Este 29 de mayo se cumplen exactamente 100 años del estreno de una de las obras más espectaculares y trasgresoras escritas en Occidente. “La Consagración de la Primavera“, con música de Igor Stravinsky y coreografía de Vaslav Nijinsky para “Les Ballets Russes” de Diaguilev, generó una ola de desconcierto, pánico, gritos, furia y ataques de risa durante aquella primera presentación para un exclusivo público parisino, en el Théâtre des Champs-Élysées , en 1913, en el que se contaban artistas de la talla de Pablo Picasso, Jean Cocteau o Camille Saint-Saens.

Vaslav Nijinsky, en su época de gloria, como estrella de Les Ballets Russes, de Diaghilev.

Vaslav Nijinsky, en su época de gloria, como estrella de Les Ballets Russes, de Diaghilev.

La composición musical, con sus características percusivas y estridentes -especialistas indican que generó una composición de ruptura por su exploración en tonalidad, métrica, ritmo, acento y disonancia-, y la creación coreográfica, calificada en ese momento como una exhibición de erotismo explícito, fueron una provocación para la escena artística de aquel entonces, aún muy conservadora y acostumbrada al lirismo y la armonía de los ballets clásicos convencionales. La leyenda cuenta que desató una serie de amores y odios tan pronunciados, que hasta terminaron en disputas y enemistades.

Igor Stravinsky, en sus últimos años.

Igor Stravinsky, en sus últimos años.

Luego de una gira por Inglaterra de poco éxito y con iguales oscilantes repercusiones, la obra no se volvió a interpretar hasta los años ’20, cuando se puso en escena una versión del coreógrafo  y bailarín Léonide Massine, quien reemplazó a Nijinsky como estrella de la compañía, siendo ya el “niño mimado” de algunos de los directores de ballet más prestigiosos y respetados de la época. De este modo, la obra tuvo una renovada aceptación que le permitió volver a programarse. No obstante, la versión original coreografiada por el malogrado Nijinsky fue reconstruida y re-estrenada en los años ’80 por el Ballet Joffrey – de Chicago, Estados Unidos-.

Joffrey Ballet, bailando "La Consagración de la Primavera", en su versión de Nijinsky.

Joffrey Ballet, bailando “La Consagración de la Primavera”, en su versión de Nijinsky.

EL BALLET

El ballet representa un rito pagano de sacrificio: un grupo de ancianos de una tribu, sentados en círculo, observan bailar a una  muchacha muchacha, cuya muerte será ofrenda para el Dios de la Primavera. El cuerpo y la gestualidad son puestos al servicio de la música, casi como si fuera un experimento de movimiento, que constantemente se reúne y aleja de la rítmica disonante de la obra. Sus creadores han afirmado que no debe leerse, no obstante, como una obra argumental, sino como una serie de episodios coreográficos.

Prueba de trajes para el estreno de "La Consagración de la Primavera", en 1913.

Prueba de trajes para el estreno de “La Consagración de la Primavera”, en 1913.

Les dejamos la versión del Ballet del Teatro Mariinsky, en San Peterburgo, en una filmación del año 2008:

FUNCIONES PARA DISFRUTAR LA OBRA

Para conmemorar este hito en el mundo del arte, en estos días hay dos eventos más que interesantes para conocer -e indagar- en la obra coreográfica de Nijinsky y la musical de Stravinsky:

Stravinsky Boxing Club, en el Centro de Experimentación del Teatro Colón

El miércoles 29, jueves 30 y viernes 31 de mayo a las 20:30, el CETC presenta Stravinsky Boxing Club, un proyecto elaborado por el cineasta Gastón Solnicki, quien marca con este espectáculo su debut teatral. Se propone “una disertación sobre la música del siglo XX, una puesta coreográfica, una evocación de nuestros ancestros y una invitación a compartir los frutos de la tierra. Pero sobre todo es un destilado de algunos de los elementos que compondrán un largometraje y, al mismo tiempo, una expansión y una distorsión de su abordaje. Un caleidoscopio construido bajo el influjo de tres genios: Stravinsky, Bernstein y Argerich”.

Con el barítono Víctor Torres, los pianistas Carlos Britez y Diego Ruíz, los boxeadores Jorge Bruno y Guang Xi Wu, y las bailarinas Abril Lukac, Camila de Aracil, Paola Arévalo Osinaga, Nicole Chierico, Clara Crowe, Lourdes Ruffini Díaz.

Entrada: $50 / Estudiantes y Jubilados: $25 

Consagración, Vaslav, Genio y Locura, por el Ballet de la Provincia de Salta

El Ballet de la Provincia, con coreografía y dirección de Liliana Belfiore, homenajeará a Vaslav Nijinsky con el espectáculo “Consagración, Vaslav, Genio y Locura”.

Los espectadores podrán ver partes de las coreografías creadas por Michel Fokine para Vaslav Nijinsky, como “El espectro de la Rosa”, “Petruska” y “Sherezade”, todas ellas íconos coreográficos de un período en el que Nijinsky también fue preponderante con “Siesta de un Fauno”, “Juegos” y la “Consagración de la Primavera”. La música estará conformada por composiciones de Igor Stravinsky, Nikolai Rimsky Korsakov, Héctor Berlioz, Carl Maria von Weber y Claude Debussy.

Las funciones se realizarán el sábado 1 de junio, a las 21.30, y el domingo 2, a las 20, en el Teatro Provincial de Salta.

Entradas generales de $20 en venta en Boletería (Zuviría 70).

AGOSTO: Ballet Contenporáneo del Teatro San Martín

En un programa compartido con la obra “Galaxias”, con coreografía de Daniel Goldín, con música de Shostakovich y Bach, el Ballet Contemporáneo del Teatro San Martín interpretará en el mes de agosto “La Consagración de la Primavera”, con coreografía de su director, Mauricio Wainrot, y vestuario y escenografía de Carlos Gallardo.

Comentarios

*

Notas relacionadas