“Bailar bien”, un signo de buena salud para los varones

Investigadores de la Universidad de Northumbria, en Gran Bretaña, estudió las características de movimiento de un grupo de bailarines varones. Las conclusiones parciales indican que hay ciertos patrones que marcan un factor de atracción para las mujeres.

Viernes, 14 de noviembre de 2014 | Por Maria José Lavandera

¿Qué hace a un buen bailarín? Muchos maestros, coreógrafos, bailarines se lo preguntan a diario, sino cada hora… ¿o cada minuto? En fin. La cuestión es que es una pregunta que también se han hecho un equipo de científicos británicos de la Universidad de Northumbria, los doctores Nick Neave and Kristofor McCarty, aunque en este caso el baile se analizó en función de su capacidad de ser un factor de atracción para las mujeres por parte de “buenos” o “malos” bailarines de sexo masculino.

Filmaron 19 hombres bailando, entre 18 y 35 años, usando una cámara 3D. Se transformaron en personajes virtuales usando 38 sensores: se mapearon sus movimientos en avatares blancos que reproducían sus movimientos sobre un fondo negro, que fue mostrado a un grupo de 37 mujeres heterosexuales que categorizara entre 1 y 10 el baile de cada uno de los candidatos. Los convirtieron en avatares para que ellas no se vieran influenciadas por su atractivo físico.

La diferencia entre aquellos “mejores” y “peores” osciló entre cinco variaciones de movimientos. De acuerdo a la percepción de las participantes, los “buenos bailarines” realizaban movimientos amplios y variados con su cuello y torso, así como también diversos con la muñeca y el hombro izquierdos, así como rápidos movimientos con la rodilla derecha. Mientras más fluidos y amplios, mayor la impresión causada en ellas.

El “buen bailarín”

Neave, uno de los investigadores, indicó a Science20.com que estos datos podrían considerarse como “señales de la calidad reproductiva, en términos de salud, vigor y fuerza”, lo cual podría ser la razón por la que las mujeres encuentran estos movimientos tan atractivos.

Al final de la otra escala, los hombres que mueven demasiado sus brazos fueron marcados por los investigadores, como hombres que no se movían demasiado y mantenían sus brazos y piernas cerca de su cuerpo.

El “mal bailarín”

Kristofor McCarty, por su parte, indicó que “los métodos usados aquí han permitido realizar estas predicciones preliminares respecto de la evolución de la danza. Nuestros resultados claramente muestran que hay un consenso general respect de lo que se identifica como un buen bailarín y uno que no lo es, y que las mujeres heterosexuales ponen en foco y les gustan el mismo tipo de movimientos. A partir de esto, nosotros podemos predecir que las observaciones tienen rasgos subyacentes asociados, pero debemos continuar investigando para sostener estas afirmaciones”.

Fuentes: Dailymail.co.uk | Science20.com |

Comentarios

*

Notas relacionadas