Ballet del Teatro San Martín: Bailar en transición

El Ballet del Teatro San Martín se encuentra ahora transitando un duro momento en que no tienen lugar físico fijo de trabajo debido a las reformas del Teatro y su programación se va armando “sobre la marcha”. Actualmente, presentan su II Programa del año en el Teatro 25 de Mayo -donde estarán trabajando hasta comienzos de julio-, que la compañía resuelve con sumo profesionalismo. Sus nuevos directores, Andrea Chinetti y Miguel Angel Elías, trabajan para acompañar una transición que, esperan, no sea tan larga.

Domingo, 26 de junio de 2016 | Por Maria José Lavandera

El Ballet del Teatro San Martín comenzó este 2016 sin un espacio físico de trabajo, con una programación a ser definida “sobre la marcha” y en la medida que pudiera encontrar espacios donde llevarla adelante.

Recapitulando estos seis meses: desde el 8 al 30 de abril bailarían en el Anfiteatro del Parque Centenario, pero las bajas temperaturas obligaron a restringir las funciones. Actualmente, desde hace tres meses habitan el Teatro 25 de Mayo, donde trabajan entre cuatro y siete horas diarias -de acuerdo a la disponibilidad que quede a las actividades de ese espacio-. Este junio llegó allí el II Programa del Ballet. Con estreno el 18 de junio y funciones de jueves a domingo hasta el 3 de julio de 2016, se presentaron con dos obras conocidas ya por la compañía – “Ínfima constante”, de Anabella Tuliano, creada para la compañía en 2013, y “Bolero”, de Ana María Stekelman, creada en 2004 para Tangokinesis- y un estreno, “Temperamental”, de Silvina Grinberg, egresada del Taller de Danza Contemporánea del San Martín y actual titular de la Cátedra de Composición Coreográfica III y IV en la UNA, quien realizó su carrera fundamentalmente como coreógrafa y docente.

II Programa

Y a pesar de las dificultades que viene atravesando, la compañía estrenó un espectáculo ajustado y bien trabajado, que da cuenta fundamentalmente del compromiso personal de cada uno de sus integrantes, quienes finalmente ponen el cuerpo y salen a escena con el arresto suficiente como para que nada parezca tan grave. En cuanto al programa presentado, las obras ya conocidas se lucieron. No obstante, la obra estreno tuvo un desarrollo peculiar. 

“Temperamental” se inspira en los cuatro temperamentos -melancólico, flemático, colérico y sanguíneo- propuestos por Hipócrates de Cos, quien es considerado “el padre de la medicina”, según es explicitado en el programa de mano del espectáculo. Si bien con un comienzo interesante -movimientos estruendosos, intempestivamente cambiantes, al son de música de sonidos rockeros, e interacciones entre ellos también inesperadas, con matices que reenvían a cierto primitivismo emocional-, el planteo parece irse diluyendo en decisiones estéticas poco comprensibles en el devenir de la obra. Un elemento que primeramente resulta interesante es la utilización de la palabra hablada, que se conjuga en un contrapunto atractivo con el resto de los elementos en escena: una bailarina, micrófono en mano, susurra levemente algunas sensaciones, ello acompañando la música rápida y eléctrica y una danza grupal desenfrenada, que se arma y desarma en duetos y grupos más pequeños. Hasta allí contribuyó a la interpretación, anclada sobre la representación de cierta animalidad respecto de las contradictorias emociones que nos habitan como seres humanos. Sin embargo, es a partir de un dueto puntual en que uno de los bailarines toma el micrófono y guía en portugués los movimientos de un bailarín que el valor de este recurso y del criterio que venía teniendo en la obra se desvirtúa. El cuadro se nutre luego con el resto de los bailarines, se convierte en una especie de gag cómico, como si cuyo protagonista fuera una especie de gurú guiando a un grupo de seguidores enceguecidos, y se extiende así hasta casi el final de la pieza. No sólo no pareció justificarse la elección de un idioma en particular –el portugués-, sino que este momento, que termina por definir el desenlace de la obra, resulta descontextualizado en el marco de una danza que hasta ese momento se desarrollaba con agudeza en la representación corporal -sutilmente metafórica- de los matices temperamentales que se plantean como fundamento e inspiración de la obra.

En todo caso, el Ballet Contemporáneo cumple ampliamente con las expectativas a lo largo de todo el programa y evidencia, ante todo, el profesionalismo y el compromiso con que cada uno de sus integrantes realiza su tarea, a pesar de cualquier circunstancia.

"Temperamental", de Silvina Grinberg. Ph: Gustavo Gavotti.

La gran pregunta…

La gran pregunta es, entonces, qué sigue y cómo. El Ballet cumplirá en 2017 nada menos que 40 años y sus actuales directores esperan poder festejar este aniversario, ofreciendo un aire nuevo a la compañía, abriendo la institución a nuevos coreógrafos –tal la demanda que viene realizando el Foro Danza en Acción, desde el año pasado – y a la comunidad.

Pero, bueno. La incertidumbre parece ser la sensación constante que rodea al Complejo Teatral San Martín en este momento y, por supuesto, a su Ballet Contemporáneo y su Taller de Danza Contemporánea. Actualmente se mantiene la programación de 2016 tal como fue diseñada por su anterior director, Mauricio Wainrot. Sus actuales directores – recién definidos con cierta formalidad en el programa de mano del espectáculo actualmente en cartel- son Andrea Chinetti -quien era co-directora de Mauricio Wainrot, que actualmente figura como asesor artístico de la institución y está en transición a su nuevo puesto como Director de Asuntos Culturales de Cancillería- y Miguel Ángel Elías, quien es actual co-director. Ambos en entrevista, dieron cuenta de su perspectiva en relación a la situación actual que viven como titulares de la compañía:

R: ¿Qué está pasando con las reformas del Teatro San Martín?

Andrea Chinetti (AC): La intención de la Dirección del Teatro San Martín es recuperar lo que solía ser. La única solución que había era cerrarlo, porque era imposible trabajar con ese desgaste edilicio. Camarines, toda la parte que la gente no ve estaba destruida. Esto es muy positivo en este punto, pero conlleva tener problemáticas. No sólo nosotros, sino toda la gente del teatro. De sastrería, luminotecnia… Hay secciones repartidas en distintos teatros. Todo lo que es administración está en el edificio de la Casa de la Cultura, compartiendo lugares pequeños. Todo está medio caótico.

Miguel Angel Elías (MAE): Acompañando esto que está diciendo Andrea, de alguna manera esta re-estructuración edilicia, por las pocas conversaciones que tuvimos con Telerman, también vienen acompañadas por una re-estructuración interna de cada sección y de cómo se llevarán a cabo los proyectos para cada área para que puedan funcionar con un estándar más superador. Entonces, en este momento acompañamos esta situación, que es muy difícil, pero con la expectativa de tener un resultado.

R: ¿Qué sucede con las actividades del ballet, puntualmente, y en qué condiciones están trabajando?

AC: Los bailarines están haciendo un gran esfuerzo. Todos [lo estamos haciendo], pero ellos están haciendo un esfuerzo aún mayor para hacer estas funciones. Hay días en que tenemos problemas con la calefacción del teatro… Ahora estamos en el Teatro 25 de Mayo, pero después vamos a estar en una sala que hay en el Hogar Garrigós, que son las que se construyeron para el ballet de Iñaki [Urlezaga] [N. de la R.: Se refiere a los salones que han acondicionado en el ex Hogar Boado de Garrigós para que funcione la Compañía Nacional de Danza, dependiente del Ministerio de Desarrollo Social, en Paz Soldán 5200]. Nos prestan una de las salas y vamos a estar hasta fin de año trabajando allí. Pero también tenemos otra temporada en el Auditorio de Belgrano en agosto, con dos obras que son estreno, una de Carlos Casella y otras de Elizabeth de Chapeaurouge, y esperamos terminar la temporada 2016 en el Coliseo. Aún estamos en tratativas. Se está trabajando al día a día. Realmente es un esfuerzo para todos. Para los bailarines, para nosotros, para toda la gente que está involucrada en este cierre del teatro.

R: ¿Están manteniendo la cantidad de funciones, a pesar de los trastornos que provoca la reforma?

AC: Ahora tenemos diez funciones, todas en el 25 de Mayo, hasta el 3 de julio. Hubiésemos querido tener más. El tema es que empezamos en el Centenario y de todas las funciones que teníamos, sólo pudimos hacer entre 5 y 6 funciones. La realidad es que el ballet a esta altura del año, ya había hecho 40 funciones más o menos. No estamos en una situación ideal y todo cuesta más. No estando en tu casa, todo cuesta más.

R: Hace un minuto Miguel Ángel decía que acompañan esta situación en pos de un proyecto a futuro y de lograr ciertos objetivos que se pretenden alcanzar desde la dirección del Complejo ¿Cuáles serían esos objetivos para el ballet?

AC: Nosotros recién ahora estamos empezando a tener reuniones como para poder acercar un proyecto. El año que viene el ballet cumple 40 años, la escuela, los titiriteros… Esperamos que sea también la reapertura del teatro y poder dentro de ese marco, presentar un proyecto para poder trabajar y hacer diferentes temporadas.

MAE: Para nosotros es un desafío y una expectativa que nos entusiasma mucho a los dos, porque de alguna manera, aprovechando estos 40 años, queremos que con la excusa de esta celebración, poder armar una programación que sea atractiva.

AC: Participativa…

MAE: Y que pueda contener la historia de todo este ballet, desde los antiguos directores hasta la actualidad. [Queremos] presentar coreógrafos, obras renovadas, a gente nueva de la danza, y acercarnos a nuevos públicos. En realidad, estamos pensando en grande, [somos] ambiciosos, y ojalá lo podamos llevar adelante. [Estamos] tratando de abarcar muchos flancos: desde la llegada del ballet a escuelas, integrarnos con instituciones de danza para compartir ensayos, fomentar que nuestros bailarines con inquietudes coreográficas puedan plasmarlas, acercarnos a otras disciplinas: pintura, fotografía…

AC: Nos gustaría después poder hacer una exposición, tanto fotográfica como de pintura, y que todo el trabajo anual del ballet quede plasmado allí. Quisiéramos generar otros vínculos y que sean actuales, nuevos.

Sol Rourich, en "Bolero", de Ana María Stekelman. Ph: Alicia Rojo.

Sol Rourich, en “Bolero”, de Ana María Stekelman. Ph: Alicia Rojo.

R: ¿Es un objetivo puntual la participación de nuevos coreógrafos y una apertura a trabajar con nuevos creadores de espacios independientes? ¿Hay interés de estar contacto con ellos, establecer, profundizar estos vínculos, generar cruces?

AC: Totalmente.

MAE: Sí, totalmente. Además, el complejo ya en ese sentido tiene un espacio que está abriendo en el Teatro de La Ribera, que lo va a coordinar Diana Teocharidis [N. de la R.: Está abierta actualmente la convocatoria para proyectos CTBA 2017 hasta el 15 de agosto de 2016]. Estarán dentro del complejo. La idea nuestra también es convocar coreógrafos, como se vino haciendo en toda la historia del ballet.

AC: En estos últimos 15 años, bajo la gestión de Mauricio [Wainrot] creo que fueron treinta y pico de coreógrafos… Entre los independientes y no independientes, creo que 40. Lo importante de todo esto es que casi todos ellos fueron ex alumnos del Taller [de Danza Contemporánea del Teatro San Martín], pero sí, queremos hacer convocatorias para alguno de los programas, que sea abierta. Nos gustaría también traer maestros de afuera. Trabajar con las embajadas la parte cultural para poder traer maestros, que hace bastante que el ballet no tiene esta posibilidad.

MAE: Está esta idea de tener un vínculo con el exterior, desde los maestros, también coreógrafos que puedan venir, también queremos replicarla hacia el interior de nuestro país. Estamos viendo de qué manera nos podemos integrar con coreógrafos de otras provincias, que puedan formar parte de nuestra temporada. Eso va a ser enriquecedor para todos: para nosotros, para el público…

AC: Quizás también armar programas para poder salir al interior, estar más presentes. En una época pasaba también que un maestro de la compañía daba un taller para la gente de danza, cuando se presentaban en las provincias. O que haya apertura para que bailarines puedan tomar clase con la compañía. En fin, hacer este espacio más participativo al público en general.

MAE: Nosotros que tenemos experiencia de años en el ballet, queremos rescatar todo esto que sucedió, potenciar lo que creamos que fue más sobresaliente y proyectarlo hacia la actualidad de estos bailarines que tenemos hoy, de esta sociedad que tenemos hoy y salir al público en general.

R: ¿Qué sería hoy un día a día para el ballet? ¿Hay algo así como “un día a día”?

AC: Sí, hay un día a día, con los problemas que tenemos que solucionar. Es estar en el [Teatro] 25 de Mayo, que tenemos que agradecerle que nos albergó todo este tiempo. Nos dan las horas de trabajo que tenemos, las siete horas, y hay días que no se ha podido porque el teatro tiene otros compromisos y tenemos cuatro o cinco horas. Es importante recalcar que los bailarines han hecho un gran esfuerzo al no estar en un lugar de pertenencia.

R: Creo que en este punto es muy importante subrayar que, a pesar de que no se cumplen las siete horas de trabajo todos los días ni las condiciones son las adecuadas, hay un compromiso personal de ellos por mantenerse en forma y cumplir con su tarea artística con buen nivel más allá de las dificultades.

MAE: Yo creo es una característica de esta compañía, que los bailarines están muy comprometidos con su trabajo, con este espacio, con el proyecto que se lleva adelante y eso hace que también se sostenga el nivel que esperamos. Tenemos un estándar que queremos mantener y hay que apuntar a eso en las mejores condiciones que podamos encontrar.

R: ¿Cuál sería la situación “ideal” de trabajo? La expectativa, digamos.

MAE: Una situación ideal es poder contar con el teatro, con nuestro espacio, con las mejoras que se están haciendo, realizadas y poder llevar adelante esta programación que tenemos en proceso, que van a ser cuatro temporadas principales, pero va a haber también pequeños proyectos alternativos, algunos fuera del teatro… Va a haber mucha actividad si todo se da bien.

+INFO

+CARTELERA

Ver+: Un encuentro con nuevas promesas…

+Convocatoria Proyectos CTBA 2017

Comentarios

*

Notas relacionadas

  • 16
    Compartir

    Anabella Tuliano: “Ante la carencia, uno busca lo…

    Por Estefanía Lisi – Tw: @estefania_lisi Son las 21.30 en el […]

    29-11
  • Marianela Nuñez y Alejandro Parente, en "A Buenos Aires", de Mollajoli. Foto: Carlos Villamayor.
    Compartir

    Marianela Nuñez, en Gala de Ballet y Danza solidar…

    El próximo 22 de diciembre de 2014 a las 22 horas se llevará a cabo la Gala de Ballet y Danza en el Teatro 25 de Mayo de Santiago del Estero, encabezada nada menos que por la siempre brillante Marianela Nuñez. Las entradas son gratuitas y se entregan a partir del 15 de diciembre a cambio de pañales, para los niños del Centro Provincial de Salud Infantil “Eva Perón” de dicha provincia.

    15-12
  • Ensayos de "El Barbero de Sevilla". Foto: Máximo Parpagnoli.
    Compartir

    Mauricio Wainrot: “Siempre tuve ganas de hacer una…

    El coreógrafo argentino, consagrado como director del Ballet Contemporáneo del Teatro San Martín, debuta en el género lírico como régisseur para “El barbero de Sevilla”, la ópera cómica que se presentará en el Teatro Colón.

    24-04
  • Sol Rourich. Foto: Luis Falduti.
    Compartir

    La bailarina Sol Rourich recibirá el Premio María…

    El miércoles 8 de junio de 2016 el Consejo Argentino de la Danza otorgará su Premio María Ruanova a la bailarina Sol Rourich, miembro del Ballet Contemporáneo del Teatro San Martín.

    06-06