Competir y no morir de nervios

La fortaleza del pensamiento para enfrentar pruebas.

Jueves, 03 de abril de 2014 |

Por Rain Francis para Dance Informa | Trad.: María José Lavandera

Sí, las competencias pueden ser extremadamente estresantes, ¿pero deben serlo? Hay muchos modos en que se puede trabajar para controlar los nervios. Comencemos con la conversación con uno mismo. Estar consciente de los procesos de pensamiento y aprender a cambiar el pensamiento negativo, basado en los miedos, en pensamientos positivos, de calma, puede impactar consistentemente en la manera de bailar. Por supuesto, esto es más fácil decirlo que hacerlo, pero, como todo, lleva tiempo.

“La calidad de la charla que cada uno tiene consigo mismo puede literalmente mejorar o desmejorar la performance”, dice quien fuera otrora bailarina profesional y hoy autora del libro “Cómo ser bailarina de ballet”, Alexandra Crownie. “Hay que estar atento respecto de pensamientos negativos que resulten de observar a otros competidores. Estos pensamientos son muy dañinos para la calidad de la performance, así que lo mejor es mantenerse positivo y ‘estar ahí para uno mismo’”.

A veces, cambiar los procesos de pensamiento es más fácil de lo que se pudiera augurar. Alexandra aconseja comenzar con pensar simplemente en algo que a uno le resulte gracioso. “Por ejemplo, uno puede tener un video divertido disponible en el celular. La risa te ayudará a liberar la presión innecesaria. Una vez que uno se siente de mejor humor, puede tomar un momento para focalizar nuevamente en la variación con una meditación pequeña, positiva y en calma”.

Otro de sus consejos es pensar en alguna ocasión en que uno haya bailado muy bien y se haya sentido muy confiada. “Hay que visualizar cómo uno se sintió y usar ese sentimiento para levantarte el ánimo”, dice Alexandra. “Sonreír y mover las extremidades dinámicamente ayudan a lograrlo”. Cuando era bailarina, Alexandra visualizaba su rutina de danza, perfectamente ejecutada, antes de ir a dormir la noche anterior a la competencia, y otra vez, mientras calentaba antes del espectáculo. “Me ayudaba a focalizar en hacer bien las cosas, en vez de preocuparme acerca de qué puede fallar”.

(…)

Para focalizar la energía mental, Alexandra aconseja mantener fresca en la mente la razón por la que estás ahí. (…) “Conoce tus razones y aferráte a ellas”, dice Alexandra. “Puede ser tentador querer ganar a toda costa. Ganar el premio se siente bien pero nunca dura mucho tiempo. Saber que bailaste con confianza, que diste lo mejor, lo pasaste bien, que aprendiste de los jurados y el resto de los participantes, que te encontraste con gente interesante y tuviste la posibilidad de bailar en un escenario otra vez son los aspectos importantes de una competencia, porque son estas las cosas que se quedan con vos para siempre”.

Como bailarina, Alexandra siempre se tomaba un momento para mirar con calma el escenario desde detrás de las cortinas, hacer una respiración profunda y recordarse cuánto amaba bailar. “Esto me ayudaba a ‘ofrecerme’ a la audiencia, porque aún en las competencias, la danza es la danza y los jurados son tu público. Tenés que bailar para ellos y no sólo interpretar pasos técnicos. Eso es lo que hace a un verdadero bailarín”.

Una competencia debería ser tratada como cualquier otra performance, en la cual es crucial divertirse y aprender de los demás participantes. “Tené presente que todos están nerviosos y quieren hacer lo mejor. Si podés estar más calmo que el resto, sólo manejando ‘buen estrés’, estarás un paso más allá en la competencia”.

Al final del día, no importa cuán preparado estés, las cosas pueden salir mal (…) No existe garantía de que todo saldrá exactamente de acuerdo a tus planes, de modo que debés estar preparado para lidiar con cualquier cosa que ocurra. Esto puede significar levantarse luego de una caída, alguna improvisación creativa en el medio de la variación o simplemente esbozar una enorme sonrisa. No importa qué pase, siempre hay que seguir, ya que esto informa también sobre tu profesionalismo y capacidades como artista.

“El show debe continuar”, dice Alexandra. “Cada bailarín del mundo ha tenido errores en el escenario. Cómo te manejás frente a estos errores impactará en los resultados de la competencia. Hay que seguir bailando, seguir sonriendo y focalizar en lo que va a venir, más que en aquello que salió mal. Mientras estés en el escenario, tenés una posibilidad de dar una buena impresión”.

Artículo original: Keeping your cool at competitions – Por Rain Francis, para Dance Informa | Capezio

Comentarios

*

Notas relacionadas