Este enero, ciclo intensivo de clases de ballet “a borderó”

Con una de las propuestas más novedosas de 2014, los bailarines y maestros José María Vázquez y Luis Miguel Zúñiga abren 2015: entre el 19 y el 30 de enero ofrecerán su ciclo intensivo “a la gorra”. Para que nadie se quede sin su clase este verano.

lunes, 05 de enero de 2015 | Por Maria José Lavandera

2014 dio lugar una de las propuestas más innovadoras en términos de oferta de clases de técnica de ballet: fue el ciclo de clases “a borderó” que ideó José María Vázquez, bailarín del Teatro Argentino de La Plata, al que se sumaron con fuerza a “ponerle el cuerpo” y llevarlo adelante Javier Abeledo, bailarín de dicha compañía y maestro de ballet, y Luis Miguel Zúñiga, maestro y ensayista del Ballet “Danza por la Inclusión” de Iñaki Urlezaga.

Este espacio, en el que cada asistente podía tomar su clase por cualquiera fuera el pago que pudiera aportar -con un piso de precio máximo-, tenía por objetivo que los alumnos, en su mayoría de nivel intermedio-avanzado y profesional, pudieran continuar de manera sistemática y constante con su entrenamiento, de tal modo que no fuera el precio de la clase un impedimento para lograr su perfeccionamiento y crecimiento artístico. Durante el año, asimismo fueron parte maestros como David Sturmer –maestro del Ballet del Teatro Argentino-, Viktor Filimonov –bailarín y también maestro en esta compañía- y la profesora de danza Jorgelina Duca.

El año que pasó consolidó este marco de perfeccionamiento y aprendizaje. José María hace un balance totalmente positivo y novedoso para todos los participantes del ciclo: “Fueron 8 meses de intercambio de información, entre los alumnos y los maestros que participaron de una manera que jamás había vivido antes. Súper enriquecedor en todos los sentidos. Me permitió seguir la evolución de cada uno de los alumnos, descubrir el potencial de cada uno de ellos. Encontré increíbles maestros, llenos de talento, generosidad y amor incondicional a la danza, por lo cual estoy profundamente agradecido a todos y cada uno de los que participaron”.

Luis Miguel, por su parte, enfatiza el logro de haber podido lograr la continuidad del proyecto: “Ha sido un muy buen año donde hemos podido concretar de forma periódica un espacio de entrenamiento accesible. Hemos conocido muchos alumnos y profesionales con quienes trabajamos para concientizar el trabajo técnico, la calidad de los movimientos con gran importancia en sus dinámicas y el desarrollo del estilo y la elegancia. Como muchos alumnos realizan su entrenamiento con diversos maestros, identificamos las virtudes y los puntos débiles para que puedan trabajarlos en sus clases diarias. Hemos planteado con el staff de maestros del ciclo, un trabajo en conjunto para fortalecer la formación y el intercambio y así poder hacer un seguimiento en los alumnos”.

Ciclo Intensivo Verano 2015

Y 2015 tendrá su ciclo intensivo de verano “a borderó” a fines de enero, entre el 19 y el 30, de lunes a viernes a las 17 horas, en el estudio de Ana Valeria Guerra, en Julián Álvarez 1148 (CABA), muy buena oportunidad para quienes viajen a Buenos Aires para continuar aprendiendo o proseguir con la tarea habitual de entrenamiento: “Nos proponemos sentar las bases de entrenamiento diario. En estos intensivos suelen asistir chicos de distintos puntos del país, algunas veces con sus maestros, y pueden perfeccionarse, actualizarse, conocer otras metodologías de trabajo para luego explorarlas en sus espacios durante el año”, comenta Luis Miguel, quien junto a José María, ofrecerá las clases en esta ocasión, con la idea de disfrutar y enseñar: “Es uno de los momentos más lindos del año para emprender este tipo capacitaciones puesto que nos encontramos sin ningún tipo de presión, no hay escuela, ni facultad, ni audiciones, ni concursos, sólo las ganas de bailar, aprender y disfrutar de nuestro arte. Por otra parte, sirve para comenzar a ponerse en training”, asegura José María, con la dulzura que lo caracteriza.

Las clases tendrán una duración de hora y media y, según explica Luis Miguel, “nos centramos en el desarrollo progresivo del estilo, calidad, dinámica y musicalidad, utilización del espacio y presencia escénica”. El basa su enseñanza en la técnica Vaganova: “En la barra, hacemos hincapié en la correcta ejecución de cada paso con sus respectivas dinámicas. En el centro, tratamos de plasmar esas dinámicas con las diferentes combinaciones. Cuando llegue el momento de los Allegros, una de mis partes preferidas del entrenamiento diario, realizaremos un exhaustivo trabajo de pies, balón y batería según las series planteadas”.

El objetivo fundamental es “dotar a cada alumno de las herramientas necesarias para enfrentar el resto del año de una manera óptima”, asegura José María. “En mi caso particular, trataré de focalizar en el desarrollo progresivo de ejercicios de coordinación, correcta ejecución de los pasos, estilo y desarrollo de la ‘musicalidad’ y dinámicas”, suma el bailarín.

José María Vázquez, en su ciclo durante 2014. Foto: Revol.

José María Vázquez, en su ciclo durante 2014. Foto: Revol.

El trabajo con bailarines profesionales

El trabajo con profesionales tiene también su especificidad técnico-artístico en cuanto a sus necesidades para subir al escenario con la solidez necesaria: “El trabajo diario del profesional se compone siempre de una clase de danza para poder mantener el training y mejorarlo. En esta clase, aspiramos a obtener un dominio técnico y artístico. Ese dominio, la técnica que tendremos que perfeccionar hasta el último día de nuestras carreras, nos permitirá al momento de subir al escenario no estar pendientes de los pasos y poder ser libres para contar una historia, actuarla, vivirla. Ese es el verdadero reto de los artistas”.

José indica que los profesionales y aspirantes son más ‘autosuficientes’ pero más exigentes como alumnos: “Te ‘obligan’ a estar siempre con la energía en lo más alto, corregís lo que hay para corregir y tratás de buscar que la clase les sirva tanto para precalentar, como para mantener training y a la vez les plantee algún desafío y allí está la complejidad del asunto para mí”.

Constancia y amor al trabajo

Tanto José María como Luis Miguel entienden que la trayectoria de formación de un bailarín es constante y el camino, muy arduo la mayoría de las veces. Al trabajar con profesionales y aspirantes a serlo, entienden que ser una inspiración para ellos es, por momentos, el 50% del ser un buen maestro: “Queremos instarlos a avanzar con constancia, amor para cada día de trabajo, consciencia en el camino que estoy transitando para poder cumplir los sueños, superar barreras, ir cada día un poquito más allá… Aceptar el desarrollo progresivo, que no todos tenemos los mismos tiempos a pesar de que a veces el tiempo corre… Identificar en qué uno es bueno, qué tenemos que trabajar, a dónde queremos llegar”, asegura Luis. “Se trata de inspirarlos para que se superen cada día, sin importar nada, y motivarlos a disfrutar del camino de la danza, que sea siempre enriquecedor, divertido, dinámico y positivo. Salirse del reino del ‘no puedo’, ‘no me sale’ y pasarse al reino del ‘me va a salir’, ‘lo voy a lograr’, ‘yo también puedo’. Mi motivación docente, por otra parte, es simple. La danza me dio tanto, tanto que siento que llegó la hora de devolverle una ínfima parte de lo que me dio. Siempre recuerdo a mis maestros, Olga Ferri, Enrique Lommi  y otros que fueron súper generosos, cuánto me alentaron y me apoyaron, cuánto me inspiraron a seguir sus pasos y eso es lo que pienso hacer. Creo que, además, el desafío para los docentes de la danza en general es tratar de superarse día a día, informarse más, modernizarse y aprender a transmitir a sus alumnos todo ese cúmulo de experiencia que tienen”, completa José.

Clases a borderó, ahora en su ciclo intensivo de verano, una oportunidad para que nadie se quede sin su clase. Foto: Revol.

Clases a borderó, ahora en su ciclo intensivo de verano, una oportunidad para que nadie se quede sin su clase. Foto: Revol.

Cuándo y Dónde

Ciclo de Clases de Danza a Borderó, a cargo de José María Vázquez y Luis Miguel Zúñiga

Del 19 al 30 de enero de 2015

Estudio de Ana Valeria Guerra – Julián Álvarez 1148 (CABA)

Para obtener más información e inscripciones, podés comunicarte a danzaclasica.abordero@gmail.com.

Comentarios

  1. luis

    mi nena baila clasico desde los 6 años en una academia de mi barrio, este año quisimos probar su nivel para el ingreso a las clases del colon, pero dijeron que era hasta los 11 años y ella cumplio 12. Es así???

*

Notas relacionadas