Final del Mundial de Tango 2013: Mucha sensualidad y un nivel cada vez más alto

Por Estefanía Lisi Una nueva edición del Mundial de Tango de Buenos Aires, organizado en el marco del Festival de Tango del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, ha llegado a su fin, dejándonos con dos espectáculos que desbordaron cultura y profesionalismo, y nos recordaron, también, por qué este género tan bello proviene de […]

Viernes, 30 de Agosto de 2013 |

Por Estefanía Lisi

Una nueva edición del Mundial de Tango de Buenos Aires, organizado en el marco del Festival de Tango del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, ha llegado a su fin, dejándonos con dos espectáculos que desbordaron cultura y profesionalismo, y nos recordaron, también, por qué este género tan bello proviene de nuestras raíces rioplatenses.

Las finales de Tango Salón y Tango Escenario en el estadio porteño Luna Park, el 26 y 27 de agosto respectivamente, consagraron a dos parejas argentinas ganadoras. Maximiliano Cristiani y Jesica Arfenoni subieron al podio el lunes, mientras que Guido Palacios y Florencia Zárate Castilla, de Villa Flandria (Luján) lo hicieron el martes. Ellos se llevaron un premio económico de 40 mil pesos.

Los ganadores de Tango Salón -Maximiliano Cristiani y Jesica Arfenoni - y Tango Escenario - Guido Palacios y Florencia Zárate Castilla - del Mundial de Tango 2013 organizado por el Gobierno de la Ciudad. Foto: Estefanía Lisi.

Los ganadores de Tango Salón -Maximiliano Cristiani y Jesica Arfenoni – y Tango Escenario – Guido Palacios y Florencia Zárate Castilla – del Mundial de Tango 2013 organizado por el Gobierno de la Ciudad. Foto: Estefanía Lisi.

Galardones

Los galardones de Tango Salón se completaron con los argentinos Jimena Hoeffner y Fernando Carrasco, y Juan Malizia Gatti y Manuela Rossi, en segundo y tercer lugar. El cuarto fue para Frank Obregón y Jenny Gil, de Venezuela, y el quinto para los colombianos Edwin Enrique Espinosa Rodríguez y Alexandra Yepes Arboleda.

Quienes arribaron a esta decisión fueron los jurados Miguel Ángel Zotto, Pancho M. Pey, Lorena Ermocida, Ana María Schapira, Elina Roldan, Melina Brufman y Daniel García.

En Tango Escenario, el resto del podio se compuso por Nicolás Matías Schell y Macarena Schinca Rosas, de Merlo, Provincia de Buenos Aires, Juan Pablo Bulich y Rocío García Liendo, de CABA, y Matías Gabriel Casali con Talia Salome Gorla, del Partido de San Fernando, en segundo, tercero y cuarto lugar, respectivamente. El quinto puesto se lo adjudicaron los campeones de la subsede en Rusia, Dimitry Vasin y Esmer Omerova, que además se llevaron una mención por ser la pareja extranjera con puntaje más alto en el certamen.

Esta conclusión fue tomada por Pablo Verón, Laura Roatta, Daniel Juárez, María Nieves, Guillermina Quiroga, Ana María Stekelman y Claudio Hoffmann.

Como bien nos recordó Fernando Bravo, el flamante presentador de ambas finales de baile, el Tango fue dictaminado Patrimonio Universal Cultural Inmaterial de la Humanidad en 2009, por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Durante las dos semanas del Festival se intensificó la expectativa por una gran convocatoria a estos dos sobresalientes eventos, y finalmente se logró una asistencia de más de 550 mil personas.

“Tenemos una felicidad enorme, es increíble lo que sucedió hoy y lo que venimos viviendo hace quince días; en pocas palabras: una fiesta. En un mundo donde hay escasez de pasión, el tango es pasión. Esta danza porteña se está imponiendo por todos lados para llenar ese vacío”, expresó el ministro de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires, Hernán Lombardi, al cierre de la Final de Tango Pista. “Vamos a invitar a los ganadores a viajar a Francia en octubre para que asistan al gran debut de Mora Godoy en París con su espectáculo Chantecler”, añadió, sobre el premio de los campeones.

Tango Salón: improvisando el sentimiento

40 parejas preclasificadas participaron de la final de Tango Salón 2013, que se compuso de 4 rondas en las que los bailarines de pista pudieron demostrar sus habilidades.

40 parejas preclasificadas participaron de la final de Tango Salón 2013. Foto: Estefanía Lisi

40 parejas preclasificadas participaron de la final de Tango Salón 2013. Foto: Estefanía Lisi

Esta categoría tiene la particularidad de la improvisación, y por eso es necesario que los participantes se conozcan mutuamente y puedan comunicarse para lograr una performance acertada. A merced de la elección del musicalizador, las 10 parejas se trasladaron formando un círculo que giraba en sentido contrario a las agujas del reloj, interpretando tres temas en cada ronda.

Esta categoría tiene la particularidad de la improvisación, y por eso es necesario que los participantes se conozcan mutuamente y puedan comunicarse para lograr una performance acertada. Foto: Estefanía Lisi.

Esta categoría tiene la particularidad de la improvisación, y por eso es necesario que los participantes se conozcan mutuamente y puedan comunicarse para lograr una performance acertada. Foto: Estefanía Lisi.

Al finalizar la presentación de todas las parejas, se subió al escenario el guitarrista Luis Salinas junto a su banda. Reversionó el reconocido tango “Nada”, de Julio Sosa, con una gran impronta particular que abrazó a un calmo Luna Park.

Luego, llegó otra sorpresa: la increíble puesta coreográfica de Corporación Tangos, la compañía de Alejandra Armenti y Daniel Juárez. Con mucha más teatralidad que lo que se había mostrado en la fecha, los bailarines dejaron sin aliento a más de un espectador, con importantes trucos acrobáticos; adelantando, tal vez, un poco de lo que veríamos en la final del Tango Escenario, el día siguiente.

La increíble puesta coreográfica de Corporación Tangos, la compañía de Alejandra Armenti y Daniel Juárez. Foto: Estefanía Lisi.

La increíble puesta coreográfica de Corporación Tangos, la compañía de Alejandra Armenti y Daniel Juárez. Foto: Estefanía Lisi.

Tango Escenario: coreografías a toda pasión

Popularmente, se sabe que la final de Tango Escenario es la más esperada por su despliegue coreográfico. 20 parejas, también pre-clasificadas durante este Festival, presentaron su trabajo en cuatro minutos de música durante una noche inolvidable, en donde se lució un alto nivel profesional y también se establecieron nuevos juegos con la técnica. Hubo quienes optaron por respetar el estilo convencional, y otros que decidieron ir más allá y arriesgarse.

20 parejas, también preclasificadas durante este Festival, presentaron su trabajo en cuatro minutos de música durante una noche inolvidable. Foto: Estefanía Lisi.

20 parejas, también preclasificadas durante este Festival, presentaron su trabajo en cuatro minutos de música durante una noche inolvidable. Foto: Estefanía Lisi.

Tal fue el caso del tercer puesto, obtenido por los porteños Juan Pablo Bulich y Rocío García Liendo, que desarrollaron una llamativa coreografía, caracterizada por la teatralidad y sensualidad. Para la mitad del baile hubo una sorpresa que dejó a todos mudos: Juan Pablo insinuó desvestir a Rocío, quien, con el cierre de la espalda hasta abajo continuó bailando durante unos momentos. Finalmente, su compañero decidió quitárselo, y dejó descubrir un segundo vestido debajo, también de un fuerte color turquesa.

Hubo quienes optaron por respetar el estilo convencional, y otros que decidieron ir más allá y arriesgarse. Foto: Estefanía Lisi.

Hubo quienes optaron por respetar el estilo convencional, y otros que decidieron ir más allá y arriesgarse. Foto: Estefanía Lisi.

Por otro lado, los ganadores del cuarto puesto, Matías Gabriel Casali y Talia Salome Gorla, interpretaron una coreografía muy refinada y elegante, con grandes apuestas y un vestuario acertado. Fue interesante conversar con ellos luego y que nos comentaran algunos aspectos de su vida. “Sentimos mucha emoción y mucho agradecimiento, porque hace poco que estamos trabajando juntos -unos cinco meses- y realmente obtener este puesto es un gran logro para nosotros. Fue increíble llegar a la final en primer lugar, y en segundo lugar, ganar este puntaje con una coreografía montada por nosotros mismos. El primer objetivo fue salir a bailar y poder mostrar lo que hacemos todas las noches”, aseguró Matías. “Obtener el cuarto lugar en esta competencia fue la frutilla de la torta”, añadió su compañera.

Juan Pablo Bulich y Rocío García Liendo, tercer puesto de Tango Escenario, para la mitad del baile dieron una sorpresa que dejó a todos mudos: Juan Pablo insinuó desvestir a Rocío, quien, con el cierre de la espalda hasta abajo continuó bailando durante unos momentos. Finalmente, su compañero decidió quitárselo. Foto: Estefanía Lisi.

Juan Pablo Bulich y Rocío García Liendo, tercer puesto de Tango Escenario, para la mitad del baile dieron una sorpresa que dejó a todos mudos: Juan Pablo insinuó desvestir a Rocío, quien, con el cierre de la espalda hasta abajo continuó bailando durante unos momentos. Finalmente, su compañero decidió quitárselo. Foto: Estefanía Lisi.

Ante la pregunta de cómo se llevan trabajando juntos, teniendo en cuenta que no son una pareja amorosa como muchas otras del certamen, respondieron: “Es como cualquier trabajo. Quizás es un poco más complicado porque exige un contacto físico constante, pero si la pareja es clara, se comunica tanto en mente como en cuerpo, se puede llevar bien”, explicó Talia. “Nunca hay que perder el objetivo”, reconoció tajantemente Matías.

Tras la presentación de las 20 excepcionales parejas, muchas de las cuales también habían competido en Tango Salón, el escenario dio lugar a un personaje excepcional, ícono del baile del Tango en la Argentina y quien ofició como jurado en el certamen Pista: el gran maestro Miguel Ángel Zotto, fundador de la Compañía Tango x 2, que llevó la cultura del género a todas partes del mundo.

“A mis compañeros del jurado se les complicó con la decisión; fue muy difícil, hubo un muy buen nivel, mayor al de los años anteriores", dijo Miguel Ángel Zotto, fundador de la Compañía Tango x 2. Foto: Estefanía Lisi.

“A mis compañeros del jurado se les complicó con la decisión; fue muy difícil, hubo un muy buen nivel, mayor al de los años anteriores”, dijo Miguel Ángel Zotto, fundador de la Compañía Tango x 2. Foto: Estefanía Lisi.

Desde la primera fila lo observaban muy atentamente su amiga y compañera, la gran Mora Godoy, Flavio Mendoza, el ministro Hernán Lombardi y la pareja ganadora de Tango Salón, entre otras personalidades.

Junto a Daiana Guspero, su pareja de baile y también de vida, se subió a las tablas del Luna Park para hacer vibrar de emoción a todo el estadio. Rápido, preciso y divertido, dejó en claro que siempre será uno de los más grandes de la disciplina en el mundo.

Miguel Angel Zotto, Junto a Daiana Guspero, su pareja de baile y también de vida. Foto: Estefanía Lisi.

Miguel Angel Zotto, Junto a Daiana Guspero, su pareja de baile y también de vida. Foto: Estefanía Lisi.

“A mis compañeros del jurado se les complicó con la decisión; fue muy difícil, hubo un muy buen nivel, mayor al de los años anteriores. Todos trabajan todo el año para llegar a la final, y los resultados están a la vista. Es una emoción ver que tantos jóvenes que continúen con nuestro trabajo”, contó a Revista Revol al final del espectáculo. “No nos olvidemos que Argentina es un país de inmigrantes: cada uno ha aportado su cultura, tenemos una mezcla de razas y eso fue lo que propició el desarrollo de esta danza. Por eso todo el mundo se identifica con el tango”.

La pareja ganadora de Tango Escenario, en acción. Foto: Estefanía Lisi.

La pareja ganadora de Tango Escenario, en acción. Foto: Estefanía Lisi.

Luego fue el turno de la cantante Adriana Varela, que le dedicó un tema a Roberto “Polaco” Goyeneche, y encendió la nostalgia en el Luna Park.

En un video que grabaron durante las etapas clasificatorias, Guido Palacios (26) y Florencia Zárate Castilla (24), los ganadores de la noche, comentaron que no estaba en sus planes participar, y que una iniciativa a último momento los convenció: “Nuestro sueño es… ganar el mundial, como Maradona”, contaban a las cámaras en medio de risas, con la inocencia de una pareja de novios que recién se está dando a conocer al mundo; aquella inocencia que quedó de lado a la hora de interpretar su coreografía, llena de sensualidad.

Al finalizar la premiación también pudimos conversar con ellos, que estuvieron a punto de dejar pasar la competencia: “Hace cinco años que bailamos juntos, y la verdad es que uno, como artista, siempre espera este momento. Ya nos presentamos cuatro veces a este certamen. Nos preparamos nosotros solos, aunque tuvimos la ayuda de profesores y ‘amigazos’. De todas maneras nos hubiese gustado dedicarle más tiempo a la coreografía”, expresó Guido.

Guido Palacios (26) y Florencia Zárate Castilla (24), los ganadores de la noche que, paradójicamente, estuvieron a punto de dejar pasar la competencia. Foto: Estefanía Lisi.

Guido Palacios (26) y Florencia Zárate Castilla (24), los ganadores de la noche que, paradójicamente, estuvieron a punto de dejar pasar la competencia. Foto: Estefanía Lisi.

Su compañera agregó: “Creo que el secreto de todo está en bailar juntos, escuchar la música, hacer que entre por todos los músculos y lograr que dos cuerpos formen uno solo”.

Sobre sus comienzos en la danza y el encuentro entre ambos, el joven de 26 años nos contó: “Desde chico hice tango y folclore, y siempre me mantuve en esos ámbitos hasta que vine a vivir a Buenos Aires a estudiar una carrera universitaria y trabajar. Ella bailaba danza clásica y estudiaba en el IUNA y yo la empecé a ayudar a dar unas clases. Le empecé a ‘tirar los primeros pasos’, y al mes ya bailaba mejor que yo. Fuimos a tomar clases y a partir de ese momento no nos separamos más. Siempre juntos, ayudándonos mutuamente, renegando a veces pero apuntando a lo mismo: seguir creciendo con este proyecto, que nos mantiene unidos día a día”.

Comentarios

*

Notas relacionadas