“Giselle” desembarca en el Ballet del Sur

Con el Gerardo Wyss, bailarín del Ballet Estable del Teatro Colón, como invitado, se presentará este paradigmático ballet romántico entre el 18 y el 21 de septiembre en el Teatro Municipal de Bahía Blanca.

miércoles, 17 de septiembre de 2014 | Por Maria José Lavandera

Parece ser que el ballet romántico ha venido junto a la primavera. Es una de sus obras cumbres, “Giselle”, será presentada por partida doble (sino triple, ya que acaba de ser también repuesto en el Teatro Independencia de Mendoza).

No sólo llegará al Teatro Colón, con la intervención estelar de la bailarina Paloma Herrera durante los primeros días de octubre, sino que también el Ballet del Sur, de Bahía Blanca, contará más recientemente con su puesta a cargo de la coreógrafa Sabrina Streiff –sobre el original de Jean Coralli (1779-1854) y Jules Perrot (1810 – 1892)-, a llevarse a cabo entre el 18 y el 21 de septiembre, en el Teatro Municipal de Bahía Blanca, junto a la Orquesta Sinfónica Provincial, a cargo del Maestro Guillermo Brizzio.

Como bailarín invitado participará Gerardo Wyss –miembro del Ballet Estable del Teatro Colón, donde cumple roles solistas- en el rol de Albrecht, el noble que enamora a Giselle y desencadena la tragedia que compone la historia. “Para mi es una alegría enorme bailar junto al Ballet del Sur. Va a ser la primera vez que voy a estar en este maravilloso teatro y con la suerte de poder hacer uno de mis ballets favoritos, así que quiero aprovechar la oportunidad para agradecer a su director, Ricardo Alfonso, y a su staff por la invitación”, comenta el bailarín.

Gerardo Wyss ensaya con  su "Giselle", Gabriela Noia. Foto: Gentileza Ballet del Sur.

Gerardo Wyss ensaya con su “Giselle”, Gabriela Noia. Foto: Gentileza Ballet del Sur.

La interpretación de este papel requiere habitualmente una fuerte inversión emocional que pueda dar cuenta de la fábula fantástica, sin perder verosimilitud: “Lo que más disfruto de esta obra es la parte interpretativa. Me gusta mucho la parte actoral del ballet y hago mucho hincapié en contar una historia, sin dejar de lado la parte técnica obviamente. Me interesa que el público, tanto el que sabe de ballet como el que va a ver ballet por primera vez se lleve algo de cada función que hago”.

Su primera interpretación de Albrecht fue 10 años atrás, a sus 18. “Estaba en el Teatro Argentino de La Plata, bajo la versión de Lidia Segni -la misma que estamos haciendo ahora en el Colón-. Pasaron muchos años de aquella primera vez y hoy en día siento que le puedo dar otros matices al personaje. Él es un noble, que se hace pasar por aldeano. Hablando entre amigos y colegas, tanto del Colón como de otras grandes compañías del mundo, vi que cada uno le buscaba diferentes vueltas al rol. Discutíamos si realmente Albrecht, haciéndose llamar Lloys, va a la aldea para jugar con los sentimientos de Giselle o si desde un principio él está realmente enamorado de ella. Claro que el argumento siempre es uno, pero cada bailarín, a la hora de interpretar su personaje, se hace una versión en la cabeza para darle un toque personal a lo que está interpretando. En mi caso, me gusta pensar que  en el primer acto ellos dos se conocen de antes, que tienen encuentros recurrentes y que cuando ella sale de la casa, ya sabe que quien le tocó la puerta es Lloys. Todo esto forma para de un ‘jueguito’ en el cual Giselle, enamorada, se cree la mentira de Lloys y él simplemente no se da cuenta de lo que está generando hasta que ella enloquece y muere. El recién ahí se da cuenta de lo que hizo. El es un noble y su prometida también pertenece a la nobleza. Para la época representada en la historia, era impensada la posibilidad de compromiso entre personas  de  diferentes escalas sociales. Ya en el segundo acto, Albrecht baila desde un sentimiento de culpa, arrepentimiento y entrega total. Es condenado por la reina de las Willys [los espíritus de las muchachas muertas antes de lograr matrimonio], a bailar hasta morir. Giselle, sin sentimiento de venganza por lo sucedido, y demostrando amor puro, lo protege de la muerte hasta las primeras luces del amanecer que es cuando las Willys se desvanecen”.

Gerardo Wyss, como Albrecht, en el "Acto Blanco". Foto: Gentileza Ballet del Sur.

Gerardo Wyss, como Albrecht, en el “Acto Blanco”. Foto: Gentileza Ricardo Alfonso.

Para encontrar su Albrecht, Gerardo tuve en cuenta las interpretaciones de algunos grandes bailarines y colegas, entre quienes buscó inspiración: “He tratado de aprender un poco de todos, de Iñaki Urlezaga; también de mis colegas Alejandro Parente y Edgardo Trabalón. Y ni hablar de los videos de Baryshnikov, Julio Bocca, Maxi Guerra y también de Sergei Polunin, un bailarín con un talento increíble, al cual tuve la oportunidad de conocer el año pasado cuando vino a la III Gala Internacional de Ballet de Buenos Aires”.

Feliz con su interpretación de esta obra tanto en el Teatro Colón como en el Teatro Municipal de Bahía Blanca, para él es “muy positivo que se esté preparando en varios lugares. ‘Giselle’ es una joya del ballet romántico, y creo que todo el público en general debería aprovechar la oportunidad de ir a verla”, asegura el bailarín.

Ricardo Alfonso, director del Ballet del Sur, explica la importancia histórica de esta pieza en el mundo de la danza: “‘Giselle’ fue la culminación en escena de todos los ideales románticos de la época. Casi todas las obras posteriores de finales del siglo XIX incorporaron elementos ‘a la Giselle’, ya sea en temática, en vestuario, en diseño coreográfico. El ‘acto blanco’, se transformó en algo obligado en casi todos los ballets: las Dríades de Don Quijote, las Sombras de La Bayadera, El Sueño de La Bella Durmiente, Los Copos de Nieves de Cascanueces. El tutu romántico se impuso como moda y como vestuario obligado; el exotismo del lugar donde se desarrolla la acción: de un lugar sin referencias geográficas exactas. Estos elementos comenzaron a estar presentes en los argumentos de casi todos los ballets. Incluso sucede esto con la música, ya que en Giselle, [Adolphe] Adam utilizó por primera vez un recurso ampliamente usado en la posteridad, que es el leit motiv: música que anuncia y representa a un personaje o situación en particular”.

Ensayos en el Teatro Municipal. Supervisan detrás Sabrina Streiff y Ricardo Alfonso. Foto: Gentileza Ballet del Sur.

Ensayos en el Teatro Municipal. Supervisan detrás Sabrina Streiff y Ricardo Alfonso. Foto: Gentileza Ballet del Sur.

Explica que para él la ocasión de poder realizar esta reposición junto a un bailarín invitado como Gerardo, es realmente un privilegio: “La presencia de bailarines invitados enriquece y estimula a los bailarines y al público bahiense. Wyss tiene referencias excelentes y representa la nueva generación de figuras del Primer Coliseo del país, lo que nos jerarquiza. Tengo muchas expectativas, que comparto con nuestros artistas, que lo han recibido cálidamente y con el público, que seguramente estará ansioso de verlo tanto a él como a las figuras locales. Cada puesta se transforma en especial, se incorporan emociones nuevas, visiones nuevas acerca de una misma historia, de un mismo personaje, pero visto y vivido por diferentes personas, lo que la hace renacer en el escenario, una y otra vez”, concluye el director.

El bailarín invitado: Gerardo Wyss

Gerardo, a sus 28 años, es un bailarín de porte elegante y apuesto, aunque también emana una impronta tan fresca como madura al momento de interpretar, una combinación por demás atractiva para un artista.

Oriundo de Viedma (Río Negro), su descubrimiento de la danza fue parte de una trayectoria familiar, aunque no fue instantáneo: “Mi madre tiene un estudio y mi hermana mayor tomaba clases ahí. Toda mi infancia transcurrió alrededor de un estudio de danzas, escuchando música clásica y viendo clases de ballet. De todas formas nunca me sentí atraído y mis padres jamás ejercieron presión sobre mí. A mis 8 años, por cuestiones de trabajo de mi padre, nos mudamos todos a Buenos Aires, hice un año de futbol y, pasado ese año, mi hermana bailarina se presentó a quinto año del ISA [Instituto Superior de Arte] del Teatro Colón. De caprichoso le pedí a mi mama que me anotara para rendir el ingreso a primer año, y ella, no sé si por inconciencia o no sé muy bien por qué, me anotó. Finalmente mi hermana no ingresó y yo sí al primer año. Así empezó a gustarme el ballet. Entré a la escuela sin saber absolutamente nada. De hecho creo que tomé sólo una clase antes, como para tener idea de qué se trataba. Al principio me lo tomaba como una actividad más. Me gustaba pero, a diferencia de mis compañeritos, ni se me cruzaba por la cabeza dedicarme al ballet. Recién a los 15 o 16 años me di cuenta de que podía dedicarme a esto”.

Entre sus maestros, estuvieron Rina Valverde y su maestro formador, Leandro Regueiro, actual asistente de dirección del Ballet Estable del Teatro Colón. Asimismo se perfeccionó con Mario Galizzi, “a quien quiero mucho y que me ha ayudado mucho en mi carrera”, explica. “También hay maestros con los cuales quizás no estudié mucho pero hicieron un cambio importante en mi como es el caso de Luis Baldasarre”, asegura el bailarín.

Gerardo integró dos de los cuerpos más importantes de Argentina. Recién cumplidos los 18 años ingresó por concurso abierto al Ballet Estable del Teatro Argentino de La Plata asumiendo los roles protagónicos. A lo largo de su carrera, ha realizado giras nacionales e internacionales, participando en importantes festivales de danza y concursos internacionales. Y es desde 2005 que forma parte del Ballet Estable del Teatro Colón y participa desde entonces en su extenso repertorio. Participa de la Gira internacional a Omán en 2012 y desde entonces ocupa roles de solista y de Primer Bailarín durante todas las temporadas de la compañía.

Dónde y cuándo

Ballet del Sur con la Orquesta Sinfónica Provincial de Bahía Blanca en “GISELLE”

Bailarín Invitado: Gerardo Wyss (Teatro Colón)

Director Invitado Orquesta Sinfónica Provincial: Mtrº Guillermo Brizzio

Coreografía: Sabrina Streiff sobre original de Coralli-Perrot

Música: Adolphe Adam

Teatro Municipal de Bahía Blanca

DIA y HORARIO: 18, 19, 20 de septiembre a las 21 y 21 de septiembre a las 20

Auspician:

Profertil /Asociación Amigos del Ballet

Grupo ARS

ADHESION :El Instituto Belgraniano de Bahía Blanca

 

Comentarios

*

Notas relacionadas