Grupo Corpo llega a Buenos Aires con presentaciones y masterclasses

La célebre compañía se presentará viernes 10 y sábado 11 de junio en el Teatro Coliseo y ofrecerán masterclasses el domingo 12.

Miércoles, 08 de junio de 2016 | Por Maria José Lavandera

Se trata de una de las compañías de danza contemporánea más importantes de Latinoamérica. Grupo Corpo, originaria de Belo Horizonte (Brasil), visitará Buenos Aires y se presentará en el Teatro Coliseo los próximos 10 y 11 de junio de 2016. Ofrecerán dos obras – “Suite Branca”, de Cassi Abranches -otrora bailarina de la compañía-, y “Danza Sinfónica”, de Rodrigo Pederneiras -coreógrafo residente y uno de los fundadores de la compañía-, producidas el año pasado para conmemorar los 40 años de su creación.

Nada menos que 40 años, un hito para una compañía independiente de danza contemporánea de más de 20 bailarines y que ha logrado generar un espacio de convergencia de artes, en que el movimiento retoma las multiformes tradiciones de Brasil, su versatilidad cultural, al tiempo que revisa el palimpsesto social -y sus problemáticas- que recorre un país tan enorme como colorido y desigual. Grupo Corpo se ha convertido en piedra de toque de músicas y artistas de toda índole, desafiando así, saludablemente, sus clasificaciones: la danza se conjuga en un universo que recorre algo de esos diversos paisajes de la identidad brasileña. Pero no trabaja “sobre” ella, sino “siendo” ella, encarnándola, haciéndose cargo en cada paso.

Entonces, a través de sus colaboraciones con el pianista Nelson Freire tocando los 24 Preludios de Chopin o sus producciones con el mítico Caetano Veloso, han logrado construir, a lo largo de 40 años, una historia de elaboración de las culturas cariocas a través de la danza, con una trascendencia estética que ha hecho mella en toda Latinoamérica y que, como veremos, tiene su cuna también en Argentina.

La música es, para Grupo Corpo, un punto especialmente importante en su desarrollo. No sólo se enfocan en desarrollar un lenguaje original a nivel coreográfico, sino que también, desde sus comienzos, han puesto energía en comisionar la composición de música especialmente creada para sus obras, tanto a artistas clásicos contemporáneos como populares. Buena representación de ello constituyen las dos obras que presentarán en los escenarios porteños, pues dan cuenta de este abanico musical y, vale decir, muy atinadamente en términos de la retrospectiva que implican. Cuenta Paulo Pederneiras, su director artístico: “Sobre ‘Suite Branca’, puedo decirte que es una apuesta a explorar algo distinto. Cassie [Abranches] logró generar un nuevo lenguaje para la compañía, aún conociéndola mucho. Por eso, la cuestión del blanco, como algo en bruto, un papel sin escribir. Y encargamos la música a Samuel Rosa, del grupo Skank, banda muy conocida en Brasil. Son muy famosos. Para los 40 años, yo quería abrir una nueva ventana. Por otro lado, la otra obra, ‘Danza Sinfónica’, fue encargada a Marco Antonio Guimaraes, que ha trabajado varias veces con Corpo. Es una obra para orquesta, que retoma algo de la música de obras de nuestro repertorio, y la desarrollamos para trabajarla con la Orquesta Sinfónica de Minas Gerais, dirigida por Fabio Mechetti. Es la mejor orquesta que tiene Brasil, junto con la Orquesta de San Pablo. Hicimos una grabación con la orquesta, que también usó instrumentos tradicionales brasileños”.

Danza Sinfonica. Ph: Jose Luiz Pederneiras.

Danza Sinfonica. Ph: Jose Luiz Pederneiras.

Y, para los hermanos Pederneiras, Rodrigo y Paulo, volver a Buenos Aires es como un “regreso a las fuentes”. Es que fue nada menos que Oscar Araiz el coreógrafo y director de su primera obra -“María, María”-, que fue, además, el hito de fundación de la agrupación y una pieza que tuvo tal éxito que fue repuesta durante años, amén de convertirse su música -compuesta por célebre Milton Nascimento- en una de las resonancias más populares de nuestro continente.

Paulo recuerda los comienzos, en perfecto español, haciendo honor -quizás- a esa piedra fundacional hermanada con nuestro país: “Yo trabajaba en teatro, pero mis hermanos empezaron a trabajar en una compañía de danza contemporánea en Belo Horizonte. Eran todos muy jóvenes. Se llamaba Transforma. Había llegado un momento en que yo ya no quería trabajar en teatro y también cambié para formar parte de esta pequeña compañía. En un festival de invierno en Ouro Preto, Oscar Araiz vino con su compañía y dio clases durante un mes. Allí se empezó a formar un grupo que tenía el interés de hacer danza de una forma profesional. Yo empecé a organizar este grupo de gente, a traer maestros de Buenos Aires para dar clases, también viajamos a Buenos Aires para hacer cursos. Buenos Aires tiene una importancia muy grande en la formación de Grupo Corpo. En aquel momento -a mitad de los años ’70- no había un desarrollo de maestros tan grande en Brasil. Lo que teníamos -y que tenemos aún- eran compañías como la del Teatro Municipal de Rio, dedicadas a repertorio, pero no una movida de maestros o profesionales independientes dedicados a otras técnicas o a innovar. Oscar Araiz, Bettina Bellomo -de la compañía de Oscar-, su esposo, el bailarín Freddy Romero, nos ayudaron a montar este proyecto. Hugo Travers, otro maestro argentino, fue sin duda uno de los fundadores de Grupo Corpo. Él ha venido de Buenos Aires para vivir acá y hacer el Grupo Corpo con nosotros. Tenemos mucha influencia de los argentinos (risas)”.

Por su parte, el propio Maestro Araiz relata en una entrevista ofrecida para el sitio “Todavía” cómo vivió él su participación en la creación de la que es hoy una de las instituciones de la danza más importantes de Sudamérica: “Ellos [los hermanos Pederneiras] querían hacer algo, pero no sabían muy bien qué. Les dije que me llamaran en cuanto lo decidieran —el grupo como tal no existía en ese momento— y así lo hicieron un año después. Querían hacer una obra sobre un tema determinado, un arquetipo, el de la mujer negra brasileña que trabaja como sirvienta, que es generosa y solidaria, católica y también cultora de dioses africanos. Contaban con Milton Nascimento para componer la música y con Fernando Brandt para los textos. Viajé entonces a Belo Horizonte y pasé allí tres meses trabajando con Milton. Toda la música que compuso era nueva”. Los vestuarios estuvieron a cargo de su “esposa artística”, la gran Renata Schussheim.

Continúa Paulo su relato, y avanza con el guiño cariñoso frente a la nacionalidad de su interlocutora: “Todo el equipo estaba conformado por argentinos: la iluminación, los vestuarios… Y fue un gran éxito. Fue muy importante para nosotros. Nosotros debemos mucho a Argentina, sobre todo a Oscar Araiz. Esa fue la primera obra y continuamos luego con el mismo equipo. Así dimos comienzo a Grupo Corpo. Después de esto es que Rodrigo Pederneiras comienza a hacer coreografía y se convierte en residente de la compañía. Hasta ese momento bailaba en la compañía. Y él también ha bailado en la compañía de Araiz en Buenos Aires”.

El tema fue, paradójicamente, continuar con el proyecto después de semejante éxito. Para Grupo Corpo la preocupación fue cómo reunir las personas necesarias para cubrir todas las áreas que demanda generar producciones originales dentro de la compañía y… de Brasil: “Todos eran de otros lados. Fue de ese modo que Rodrigo comenzó con su coreografía, yo hacía el diseño de iluminación, Freusa Zechmeister se encargó de los vestuarios… Este cambio fue difícil, avanzar hacia otra cosa, pues los empresarios querían siempre ‘María, María’ (risas). Salir de esta obra fue muy difícil para nosotros. Empezamos a trabajar otras músicas. Luego este proceso fue más amplio. Este fue un cambio importante, porque ahí comienza una maduración de Rodrigo y una exploración coreográfica sobre nuestras raíces dancísticas populares y académicas, trabajar sobre la manera en que la gente en Brasil se mueve, si bien sin la intención de hacer una ‘danza brasileña’. Esto naturalmente ha venido, porque nos interesaba tomar las músicas de los compositores brasileños y encargarla, de modo que fuera especial para nuestras obras. Entonces esto comienza a crear un lenguaje característico de Grupo Corpo y que lo identifica. La música brasileña es muy fuerte en Brasil, lo cual también hizo efecto en nuestro país”.

Suite Branca. Ph: Jose Luiz Pederneiras.

Suite Branca. Ph: Jose Luiz Pederneiras.

Este regreso es para ellos un reencuentro con un país y un público que consideran un querido hermano: “A nosotros Buenos Aires nos encanta. Tiene todo que ver con la historia de Grupo Corpo. Infelizmente no tenemos muchas oportunidades de estar acá, pero cada vez que vamos es una felicidad. El público también… Bueno, no hace falta que describa lo que es el público argentino (risas). Nos encanta”.

Master Classes

El domingo 12/6, a las 12 y a las 14 horas, se ofrecerán dos seminarios con miembros de Grupo Corpo: Janaina Castro, Edson Hayzer, Maria Luiza Figueiroa, Rafael Bittar, Carolina Rasslan, Edson Hayzer, Elias Bouza.

Se otorgarán certificados. 

Las clases se realizarán en ARTE XXI (Sánchez de Bustamante 158, CABA)– Dirección: Oscar Araiz, Andrea Chinetti y Guido de Benedetti.  
Organizan GRUPO ARS – PRODUCTORA DE ARTE y Paula Fontán

Informes e inscripción: paularinafontan@gmail.com

Comentarios

*

Notas relacionadas