Iñaki Urlezaga y Eliana Figueroa: Un dúo dinámico

Eliana Figueroa e Iñaki Urlezaga presentan su nueva producción coreográfica inspirada en la mítica película “Dios se lo pague”, interpretada por la gran Zully Moreno.

lunes, 16 de junio de 2014 | Por Maria José Lavandera

Con una sencillez a toda prueba y un importante repertorio de guiños cómplices, Iñaki Urlezaga y Eliana Figueroa, su primera bailarina, se preparan para protagonizar el próximo estreno del Ballet Federal por la Inclusión.  Esta nueva obra, con coreografía del propio Iñaki, es nada menos que una reposición danzada del clásico fílmico argentino de 1948 “Dios se lo pague”, protagonizada por la mítica Zully Moreno y Arturo de Córdova, y dirigida por Luis César Amadori.

Se trata de una producción audiovisual fundacional para el cine argentino: no sólo fue la película que inauguró en la ciudad de Mar del Plata el Primer Festival de Cine Argentino, ganando el Condor de Plata, sino que fue la primera película argentina enviada a participar en ese mismo año a los Premios Oscar. Esta versión en ballet contará con los arreglos sinfónicos realizados por Luis Gorelik, el diseño de vestuario por la prestigiosa diseñadora Verónica de la Canal y la escenografía ideada por Jorge Fernández.

La historia se lleva adelante en el contexto fastuoso de la alta sociedad argentina de entonces: una mujer adicta al juego, habiendo adquirido diversas deudas, se acostumbra a pasear su elegancia por los salones porteños y los casinos, buscando un marido que pueda hacerse cargo de ella. Una vez que lo logra, vive una serie de situaciones a través de diversos encuentros que experimenta con otros personajes, que la empujan a cuestionarse su estilo de vida.

 “Es una película muy famosa, muy emblemática. Yo escuché cuando Cristina [Fernández de Kirchner, Presidenta de la Nación] lanzó el INCAA TV y la primera película que dispuso ella para que se mostrara fue ‘Dios se lo pague’. Era una película de la que me había hablado mucho mi abuela. Y de aquella época, Zully Moreno era la actriz que todo el mundo quería idealizar. Aquel día en que se inauguró el canal, me quedé viendo la película y realmente me conmovió muchísimo, me encantó. En seguida pensé que se podía hacer un ballet. Mi cabeza lo transformó en movimiento automáticamente”, cuenta Iñaki.

Eliana, tan bella y dulce arriba como abajo del escenario, cuenta que para ella no fue tan fácil imaginarse un ballet: “A mí me pasó al revés. Cuando él me comentó de esta idea, vi la película y lo primero que le dije, que quizás no hice bien (risas), que no me imaginaba cómo iba a ser. Porque la película tiene un diálogo muy profundo y se basa más que nada en eso. Entonces no estaba segura de cómo íbamos a hacer para contar esta historia solamente con el cuerpo, sin la palabra. Pero él encontró la manera de contar la historia”.

Eliana Figueroa, en "Dios se los pague", con atuendo de Verónica de la Canal. Foto: Gentileza Prensa Raquel Flotta.

Eliana Figueroa, en “Dios se los pague”, con atuendo de Verónica de la Canal. Foto: Gentileza Prensa Raquel Flotta.

Y tal la responsabilidad con el “entrar en el personaje” que incluso se tiñó de rubio como la Zully Moreno del film: “Es el compromiso que uno tiene con lo que hace. Igual un poco me fueron llevando (risas). Me negaba un poco al principio. Pero vas entendiendo la importancia de comprometerte con lo que estás haciendo y que no es lo mismo una peluca. Te cambia hasta la actitud creo yo”, asegura la bailarina.

Iñaki suma, con un atisbo que muestra su detallismo: “ Por momentos la protagonista baila con el pelo suelto y tiene mucho movimiento, dando cuenta de una gran libertad. Eso con una peluca no iba a ser lo mismo. Al no haber pelucas en toda la obra, si la protagonista encima es la única que tiene peluca, iba a ser muy feo”

R: Se conocen tanto, son tantos años de bailar juntos que parece que podrían subirse al escenario ahora mismo, bailar y que salga orgánico ¿o no?

IU: Las obras que requieren demasiada intimidad, sí. Yo creo que, al estar eso, el resto sobra. Todo lo demás parece superfluo. Igual tenés que ensayar. Pero sí es cierto que para las obras tan íntimas es un placer tener a Eliana al lado, porque es un poco como mi otro yo.  Ya es como que respiramos la música de la misma manera. Tenemos un pulso común, que se logra, se construye si hay sensibilidad. Indudablemente tiene que haber simbiosis. Para mí siempre es un gran honor.

EF: Para es un honor (risas)

Iñaki Urlezaga, para "Dios se lo pague". Foto: Gentileza Prensa Raquel Flotta.

Iñaki Urlezaga, para “Dios se lo pague”. Foto: Gentileza Prensa Raquel Flotta.

R: Es tu gran partenaire…

IU: El único que tuvo. Yo puedo comparar. Cuando yo deje el escenario, ahí ella va a poder (risas)

EF: Para mí él era y es el gran bailarín que yo admiraba. Cuando tuve que bailar con él, los nervios que pasé, no te imaginás. Porque es bailar con tu ídolo. Después lo vas conociendo y él es una persona que se pone siempre a la misma altura. Es muy empático, entonces nunca sentís que hay una superioridad. Yo creo que eso también genera la confianza y que te puedas sentir cómoda, que estás con un par. Perder el temor te ayuda a mejorar y superarte cada vez más.

R: El nuevo ballet está lleno de chicos con muchos sueños, que quizás por primera vez se suben a un escenario. ¿Son algo así como sus modelos a seguir?¿Cómo trabajan con ellos, a través de la experiencia que ustedes ya tienen?

 IU: No sé si nos ven tan así, siendo totalmente sincero (risas). La compañía recién está tomando su forma. Por eso lo bueno es irla moldeando.

EF: Hay chicos que no tienen tanta experiencia y sí se pueden llegar a guiar de otros que sí o que ya venían trabajando profesionalmente. Los chicos que veníamos en el Ballet Concierto tenemos la suerte de que ya conocíamos una forma de trabajar y seguimos en esa línea, estamos acostumbrados. Sí pasa que los que entran nuevos, observan eso, se van adaptando y van agarrando el ritmo.

Iñaki Urlezaga y Eliana Figueroa, la preja protagónica de la versión danzada de un clásico fílmico argentino: "Dios se lo pague". Foto: Gentileza Raquel Flotta.

Iñaki Urlezaga y Eliana Figueroa, la preja protagónica de la versión danzada de un clásico fílmico argentino: “Dios se lo pague”. Foto: Gentileza Raquel Flotta.

R: ¿Cómo ha cambiado la dinámica del Ballet Concierto a la coordinación del Ballet Federal?

IU: Ahora todo es más grande, más burocrático, otro engranaje, muchísimas más personas dando vueltas todo el tiempo. Pero la parte artística la hemos podido llevar adelante sin problemas; la vamos a construir entre todos. Es una compañía nueva en la Argentina que se está haciendo y ojalá que sea diferente, no porque diferente sea mejor, sino porque deseo poder ofrecer una alternativa. Estoy convencido de que cuanta mayor diversidad exista, mayor calidad va a haber. Eso es innegable.

EF: Y la cantidad de nuevos integrantes con otras experiencias es un enriquecimiento. Uno se nutre a partir de otras vivencias. Te generan nuevas ganas, te entusiasma cuando ves chicos que vienen del campo, del sur, que nunca en su vida pisaron un escenario. Valorás todo más, el doble. Lo ves desde otra perspectiva.

R: Esta compañía tiene la particularidad de que recorre todas las provincias de nuestro país, con un objetivo tanto formativo como de acceso a un espectáculo de danza. ¿Cómo viven esta experiencia de llegada a espacios donde quizás el ballet no es un bien cultural habitual?

IU: Nosotros siempre hemos ido al interior. No hemos podido ir más porque teniendo una estructura privada se nos dificultaba mucho por la complejidad de la realidad económica. Sinceramente los costos son altísimos. La desventaja que siempre he tenido es que yo quise ofrecer arte y eso cuesta mucho dinero, al tiempo que no da réditos económicos en general. Pero nosotros, por ejemplo, estrenamos “La Traviata” en Salta. Y priorizábamos también la actividad en distintas provincias. No es que hacíamos acá una obra grande e íbamos a otras provincias con un programa chico. Estamos totalmente acostumbrados a recorrer el país y sabemos de lo que se trata y lo que existe, más allá de la Ciudad de Buenos Aires. Ahora, con esta estructura, se puede ir mucho más, lógicamente.

EF: Y la otra gran ventaja que tiene el público es que las entradas son gratuitas, entonces las funciones son siempre a lleno.

"Chopiniana", en la Provincia de San Juan. Foto: Gentileza Prensa Raquel Flotta.

“Chopiniana”, en la Provincia de San Juan. Foto: Gentileza Prensa Raquel Flotta.

R: Es muy interesante dar cuenta de la avidez por el arte cuando está disponible ¿no?

IU: Aquí mismo en la Ciudad de Buenos Aires sucede también. Nosotros hemos bailado en el Teatro Nacional Cervantes, para un público súper atento con entradas gratuitas o muy baratas. Hay un país con miles de carencias y todos tenemos el mismo derecho a ser felices y gozar del arte, participar de él.

EF: Yo creo que lo bueno del arte de la danza es que no hace falta tener una formación muy estricta para poder disfrutarlo. En verdad si hay alguien que nunca vio ballet y se acerca por primera vez, puede gustarle. La idea de nuestros espectáculos es abrir un mundo también. No es necesario entender, sino sentirlo y disfrutarlo.

***

Y seguramente así será con el público que los espera en cada rincón de Argentina. Luego de las presentaciones en Buenos Aires –entre el 20 y el 25 de junio en el Teatro Coliseo- partirán hacia el norte. “Venimos de Cuyo. Vamos a todos los lugares que no hemos ido para que el proyecto sea lo más federal e inclusivo posible”, asegura Iñaki.

Cuándo y dónde    

DIOS SE LO PAGUE

Ballet Nacional “Danza por la Inclusión” | Dirección – Iñaki Urlezaga | Arreglos sinfónicos – Luis Gorelik | Diseño de vestuario – Verónica de la Canal | Escenografía – Jorge Fernández

20, 22 y 24 de junio – Primeros roles: Iñaki Urlezaga y Gabriela Alberti (Eliana Figueroa no bailará por cuestiones de salud)

21, 23 y 25 de junio – Primeros roles: Celeste Losa y Matías Iaconniani

Teatro Coliseo – Marcelo T. de Alvear 1125 (CABA)

LA ENTRADA ES GRATUITA CON RESERVA PREVIA EN: https://eventioz.com.ar/e/danza-por-la-inclusion-21-de-junio

Una vez que se reservaron las entradas con éxito, debe imprimirse el cupón enviado y retirarlas el mismo día del espectáculo de 10 a 19hs en el Teatro Coliseo ubicado en la calle Marcelo T. de Alvear 1125.

 

Comentarios

*

Notas relacionadas