JULIO BOCCA: PALABRAS MAYORES

Como no podía ser de otra forma, el astro de la danza estuvo acompañando a su amiga y compañera de escenarios, como ella lo hizo en su despedida hace cinco años. En los festejos posteriores a la función, pudimos charlar con él. Con la sonrisa dibujada en su rostro y la misma amabilidad que lo […]

Domingo, 17 de Febrero de 2013 |

Como no podía ser de otra forma, el astro de la danza estuvo acompañando a su amiga y compañera de escenarios, como ella lo hizo en su despedida hace cinco años. En los festejos posteriores a la función, pudimos charlar con él. Con la sonrisa dibujada en su rostro y la misma amabilidad que lo caracterizaba en sus años de gloria, nos contó qué significó estar presente en el último baile en puntas de pie de “la Cassano”: “Con Eleonora nos conocemos desde hace tanto tiempo… ¡Fue maravilloso! Verla que está feliz, haciendo lo que tiene ganas de hacer, que pudo crecer con su familia, con su carrera (…) lo que hizo ahora fue maravilloso, salir al interior, juntar  chicos, darles esta posibilidad, esas pelotas (sic) que hay que tener para que todo esto funcione. Ella,  siempre para adelante… Es maravilloso todo esto, me alegra haber venido porque, aunque estoy en medio de funciones [dirige el Ballet del Sodre, en Montevideo], no podía no estar. Ella no me lo hubiera perdonado” (risas).

Julio Bocca, en el ensayo previo a la función despedida de Eleonora Cassano.

Siguiendo con la euforia del relato, Julio Bocca nos puso en palabras los sentimientos que afloraron durante el evento: “Fue muy emocionante, recién decíamos (con Eleonora) que yo me emocioné más en ésta que en mi propia despedida (risas). Ella no lloró tanto, sino más en mi despedida (…) uno cuando está en su momento hay tantas cosas que no puede disfrutar. En cambio así, uno se relaja y disfruta el momento del otro”.

Supo ser el mejor bailarín argentino y quiso poner su granito de arena para la despedida de su amiga. Entonces, a modo de sorpresa para el público, dictó el precalentamiento para todos los bailarines, que estaban atentos a las indicaciones del “maestro”. Desde Eleonora hasta Herman, pasando por los jóvenes que  fueron seleccionados especialmente para el show. “Las clases previas a la función, sobre todo en estos eventos, son algo muy relajado, muy divertido, todos tienen una adrenalina que uno da dos o tres pasitos para que se coloquen y después ya está. Estuvo bueno ser un poquito parte, fue mi forma de estar cerca de Eleonora”, reconoció Julio.

Frente a nuestra pregunta de por qué no bailó, sabiendo que su amiga también quería que la acompañe sobre las tablas, Julio, entre risas, nos remarcó: “No tengo ganas. La verdad, no extraño nada, estoy tan bien así. Ni siquiera estando ahí, al lado del escenario, porque vi la función desde bambalinas, me tentó: no hice nada. Ella me hizo bailar al final, pero estoy muy feliz con mi papel de director, con la nueva etapa que estoy llevando, todo lo que estamos haciendo en Uruguay, llegamos a noventa funciones, con mucho trabajo, con la gira. La verdad que estoy muy feliz”.

Por Melina Solimo

Escribíme! —> melinasolimo@gmail.com

Foto de Portada: Julio Bocca y Eleonora Cassano, al final de la función.

Comentarios

*

Notas relacionadas