Las Bailarinas Salvajes: Voces para el Cuerpo

Por María José Rubín De la dimensión del cuerpo, el movimiento y la danza, llegan al territorio de las palabras Las Bailarinas Salvajes. Traductoras de lenguajes, exploradoras de culturas, apuestan por la radio y las nuevas tecnologías para dar espacio a una pluralidad de voces que habitan ese mundo del movimiento. Invitan a sus oyentes […]

Domingo, 19 de Mayo de 2013 |

Por María José Rubín

De la dimensión del cuerpo, el movimiento y la danza, llegan al territorio de las palabras Las Bailarinas Salvajes. Traductoras de lenguajes, exploradoras de culturas, apuestan por la radio y las nuevas tecnologías para dar espacio a una pluralidad de voces que habitan ese mundo del movimiento. Invitan a sus oyentes a convertirse en hablantes, a ocupar su programa, a poblarlo y tomar parte en su devenir.

Formadas en el periodismo, el arte y la comunicación, los promotores de este proyecto – Florencia Goldsman, coordinadora general, los periodistas Daniela García, Caterina Mora y Sebastián Carabetta- son parte de la Red Sudamericana de Danzas, una iniciativa de integración y colaboración entre diversos actores de la danza y la cultura en América del Sur. Desde allí generaron la propuesta de una radio que volcara en palabras las inquietudes propias de una danza que piensan transformadora, colaborativa, fuertemente significante. El equipo lo completan Juan Miguel Arrivillaga, colaborador, y el apoyo de Haydé Lachino.

Producir y sistematizar conocimientos, difundir las artes, recuperar la danza como práctica comunitaria, promover la transformación social a partir de estas herramientas: son algunos de los objetivos de este nuevo espacio que nos acerca proyectos, ideas y propuestas para movernos y pensarnos desde lugares inesperados.

Radio RSD: "Las Bailarinas Salvajes" reformulan la comunicación en danza y la abren a un espacio creativo y abarcativo, acentuando el poder transformador del arte.

Radio RSD: “Las Bailarinas Salvajes” reformulan la comunicación en danza y la abren a un espacio creativo y abarcativo, acentuando el poder transformador del arte.

R: ¿Cómo surgió el proyecto de un programa de radio dedicado a la danza?  

LBS: Desde el equipo de comunicación de la Red Sudamericana de Danzas, comenzamos a divulgar entrevistas a personajes de la danza y la cultura a través del formato de podcast. En seguida notamos la buena repercusión y nos adentramos en este proyecto-sueño de realizar no sólo un programa, sino una radio dedicada a la danza. Armamos una convocatoria publicada y replicada en redes sociales. Pocas semanas más tarde, el actual equipo de la radio RSD nos conocimos personalmente. Así nació el programa “Las Bailarinas Salvajes”.

Salimos del espacio del cuerpo y entramos en el de las palabras. Nos dejamos caer al vacío de la experimentación. Montados al viaje imposible de las traducciones entre lenguajes de universos distintos, nos juntamos para crear una radio.

En este camino nos esforzamos por fomentar la iniciativa emisora de quienes hoy no tienen voz, para que la comunidad se exprese a través de ella. Con la mirada en la articulación orgánica del proceso de una nueva comunicación que impulse el cambio hacia una nueva sociedad. Buscamos brindarnos el placer de hacer lo que nos gusta; confiar en que ese crecimiento individual también se contagia y nos hace más plenos a todxs, en red; abrazando los procesos colectivos.

R: ¿Quiénes hacen el programa? ¿Cuál es su relación con la danza en general y con la Red Sudamericana de Danza en particular?

LBS: Somos cuatro periodistas/comunicadorxs/artistas que trabajamos por y para la cultura y la comunicación. Desde la RSD, lanzamos este proyecto que nos contiene y nos acompaña. Dos de nuestras compañeras, Daniela García y Caterina Mora, son bailarinas y creadoras, han nacido en el mundo de la danza y nos lo comparten desde la profundidad. Desde el movimiento y hacia las palabras.

Pensamos la danza y la radio como dos espacios de placer que logran combinarse. De esa fusión, creamos este medio de comunicación y lo consideramos una gran oportunidad para favorecer el crecimiento de la danza en nuestra región. Nos subimos al proyecto de una radio experimental -tenemos una compañera viajera, con experiencia en el periodismo cultural en Argentina, Florencia Goldsman, que nos cuenta y entusiasma con procesos radiales similares en “nuestramerica”-. pero que a la vez cree y sistematice el conocimiento que va creando, valiéndonos de la apropiación de las herramientas tecnológicas que posibilitan cada vez más la construcción de medios de comunicación propios. Vale contar también que Sebastián Pece, editor y técnico del programa, es una pata complementaria para concretar esa apropiación.

R: ¿En qué radica el salvajismo de Las Bailarinas Salvajes? ¿A qué se opone, con qué dialoga?

LBS: Nos proponemos sumar puntos de vista y creatividad para romper la inercia; tomar decisiones de forma contrastada colectivamente en comunidad; poner en cuestión lo instituido; fomentar la co-responsabilidad, el sentido de pertenencia y la intersubjetividad.

Tenemos la certeza de que es posible mejorar e innovar en los procesos colaborativos. Porque nos han educado de una forma individualista y competitiva que debemos desaprender, para empoderarnos y poner en valor lo cooperativo, la acción colectiva auto-organizada, así como crear herramientas y metodologías, generar espacios y ofrecer oportunidades para poner a prueba la colaboración. Queremos y lxs invitamos a explorar posibilidades indefinidas: juntarnos sin planes concretos, dejar espacio para lo inesperado, dar apertura al no-saber, poner rumbo sin saber muy bien a dónde vamos, ni cómo llegaremos.

R: ¿Cuáles son los objetivos del programa? En la presentación se dice que “la radio transforma; la cultura, también”, ¿Las Bailarinas Salvajes buscan transformar? ¿Qué y en qué forma, con qué dirección?

LBS: La Radio RSD concibe el arte y la comunicación como herramientas de transformación social. Cree en esa potencia que se desprende para entrelazar a los países de nuestra región y fortalecernos identitariamente.

Se direcciona como un campus de conocimiento libre que nos permite desde el inicio reforzar nuestros saberes sobre comunicación, a la vez que nos obliga a explorar y actualizar nuestro bagaje teórico a través de la práctica. Pero, sobre todo, nos enfrenta con las riquezas, intercambios, tensiones y gratificaciones de la construcción en colectivo.

Nuestros planes están atravesados por la lógica de la cultura abierta. Así es y será en tanto creemos y apostamos por el desarrollo y difusión de productos de calidad que puedan y sean replicados por otras radios, sitios y plataformas que aboguen por un nuevo modo de intercambio simbólico entre las personas, enfocado en la multiplicación de los proyectos artísticos, comunicacionales y alternativos para seguir impulsando puentes interculturales en Latinoamérica.

L@s Chic@s de Radio RSD creen que "es necesaria, urgente y estimulante la creación de espacios de difusión de la cultura". ¡Acompañamos la moción!

L@s Chic@s de Radio RSD creen que “es necesaria, urgente y estimulante la creación de espacios de difusión de la cultura”. ¡Acompañamos la moción!

R: ¿Para qué público pensaron el programa originalmente? ¿Qué respuesta recibieron?  ¿Sus oyentes son quienes esperaban? ¿Lograron captar hackers?

LBS: Originalmente está pensado para un público interesado en danza, música, teatro, periodismo y cultura de todo tipo en la región Iberoamericana. El equipo de Comunicación de la Red Sudamericana de Danza viene trabajando hace varios años con una plataforma online que hoy reúne a casi 6000 suscriptores. Esta gran red es un terreno fértil para nuestra aventura radial, periodística y cultural.

Consideramos que la audiencia debe de ser pensada ya no como una masa amorfa de simples oyentes, sino como escuchantes y como potenciales compañeros de proyectos, ocupantes del espacio que abrimos. Sin dejar de seguir el objetivo que debe perseguir una radio comunitaria: la participación activa de las audiencias.

Sabemos que estamos bien orientados y bien acompañados. Ya desde nuestro primer programa recibimos muchísimos mensajes de entusiasmo por parte del público. Esto nos hizo comprender que estamos en una red enorme, receptiva, generosa y que abraza los esfuerzos creativos. Superamos todas nuestras expectativas y por eso seguimos trabajando para crear un programa de calidad que represente la danza y la cultura en América Latina.

Aprovechamos este espacio para seguir convocando y sumando voluntades. Invitamos a nuestro compañeros latinoamericanos a ser parte de la Radio RSD: ¡escribinos, reproducinos en tu player, pero también en tus redes, con tus colegas, tus vecinos! ¡Subí el volumen y bailá con nuestra propuesta!

R: ¿Qué lugar ocupa la danza en nuestra sociedad en tanto lenguaje artístico y medio de expresión colectivo?  ¿Qué obstáculos encuentra en su difusión y su llegada a la sociedad en general? ¿Qué cambios operan las nuevas tecnologías en este ámbito y qué nuevas posibilidades ofrecen?

LBS: La danza es una de las formas más complejas y bellas que tenemos los seres humanos para expresarnos: a través del lenguaje de nuestros cuerpos. Al habitarla, nos alejamos, aunque sea un rato, de la forma única aprendida de comunicación: la palabra y su acompañante, la racionalización objetiva de las cosas. Nuestros pueblos originarios, que tenían arraigado el concepto de la dualidad y en donde la cabeza no pesaba más que el cuerpo, privilegiaban sus danzas circulares para los rituales más importantes. Con el tiempo y con el proceso de occidentalización de nuestras culturas, el arte se acercó a una elite y se alejó de su sentido comunitario. De a poco y con trabajo, vamos dando esa pelea, para devolverle la danza a la sociedad; para sacarla del lugar de “patito feo” (en comparación con las demás artes). Entonces, uno de nuestros objetivos es sacarla del lugar estanco y fragmentario en el que observamos que se encuentra.

Creemos que es necesaria, urgente y estimulante la creación de espacios de difusión de la cultura a través de las herramientas que proveen las nuevas tecnologías y el potencial de llegada que estas plataformas permiten. Abrir un espacio en el que podamos crear más contenidos acerca de la danza, las artes en general y la comunicación es una de las líneas de acción más revolucionarias, al mismo tiempo que accesibles, para seguir pensándonos como comunidad.

Habilitar el espacio radial como un generador de ideas, sonidos y fortalecedor de la escena actual de la danza en la región. Pero también posicionarse como re-difusor de otras propuestas de proyectos radiales culturales y comunitarios.

R: ¿Qué perspectivas a futuro pueden aventurar para Las Bailarinas Salvajes? ¿Qué metas esperan alcanzar o qué proyectos les gustaría llevar a cabo más adelante?

LBS: Somos parte de una red con nodos en muchos países de Latinoamérica. Nos consideramos seres nómades, dispuestos a ir detrás de las noticias, eventos, de las necesidades de formación que otros colectivos nos comuniquen y con los que podamos colaborar. El futuro nos espera y nos recibe. Por de pronto, participaremos en Uruguay del FIDCU, en el encuentro de Cultura Viva comunitaria en Bolivia y en el encuentro de gestores en Danza en México. Y claro, por ahora disfrutamos de este hermoso presente.

A NO PERDERSE NI UN PROGRAMA

Las pueden escuchar en:

http://radiorsd.org/

http://www.ustream.tv/channel/radiorsd

Para no perderse nada, en Facebook, buscá: Radio RSD

 

Comentarios

*

Notas relacionadas