Los bailarines tienen un mejor cerebro

Un estudio en Estados Unidos encontró que las personas mayores que practican danza se ven menos afectados por el deterioro de su función mental que quienes practican otras actividades. Para prevenir la demencia senil o enfermedades degenerativas como la enfermedad de Alzheimer, la danza parece realmente eficaz.

Miércoles, 08 de octubre de 2014 |

Los investigadores en neurología de la Escuela de Medicina Albert Einstein, en Estados Unidos, estudiaron la relación entre la práctica de actividades de ocio y la aparición de la demencia. La demencia senil (o senilidad) es un deterioro de las facultades intelectuales que ocurren en personas mayores de 70 años. El estudio se centró en seis actividades de ocio -leer, escribir, hacer crucigramas, tarjetas, charlas, música- y nueve actividades físicas -natación, ciclismo, danza, gimnasia, juegos de equipo, caminar, limpiar, cuidar niños-, atribuyendo puntos particulares de acuerdo a su frecuencia de la práctica anterior -diario, varias veces por semana, una vez por semana, mensual, o nunca-. Los sujetos tenían más de 75 años.

Entre las actividades físicas estudiadas, el baile es la única que reduce significativamente el riesgo de desarrollar demencia senil. Practicado con regularidad, reduce este riesgo en un 76%, el doble de la lectura. Otras actividades físicas no indican un impacto significativo. A diferencia de la mayoría de otras prácticas físicas, la danza implica interacciones mentales y sociales significativas. La danza integra diversas funciones mentales en una sola actividad -kinética, racional, musical y emocional-, lo cual estimula la conectividad neuronal. La sola actividad física no ha demostrado ser beneficiosa en prevención de la senilidad, aunque por supuesto es buena para la salud en general.

Entre las actividades cognitivas, leer, jugar juegos de mesa y tocar un instrumento musical quedaron asociadas también con un menor riesgo de demencia. El riesgo de la enfermedad de Alzheimer y la demencia vascular es 47% menor para los que hacen crucigramas cuatro veces a la semana que para aquellos que lo hacen una vez por semana.

Además, si bien la danza puede ayudar a un envejecimiento saludable, también tiene un efecto inmediato en la inteligencia, a cualquier edad. Según Howard Gardner, un psicólogo del desarrollo en la Universidad de Harvard, hay 9 tipos de inteligencia, entre las que se cuenta la inteligencia corporal-cinestésica, aquella referida al movimiento. Los bailarines son, como  los atletas y los cirujanos, “cuerpos inteligentes”, lo que significa que tienen la capacidad de manipular objetos y grandes habilidades motoras: tienen mejor capacidad para mantener el equilibrio, la coordinación, la velocidad, la fuerza y la flexibilidad. Los grandes bailarines suelen ser grandes atletas. Por otra parte, les resulta más fácil comunicar sus pensamientos y sentimientos utilizando los movimientos del cuerpo, así como también les es fácil aprender mediante la imitación de las acciones de una persona.

Fuente: partenaire-dance.fr

Traducción: María José Lavandera

Comentarios

  1. Edith Palacio

    Muy buen articulo, gracias

  2. Arturo Ríos Rosas

    Interesante, aunque en general el desarrollo y práctica habitual de cualquier expresión artística puede contribuir en gran medida a la prevención y desarrollo de ésta y de otros tipos de enfermedades. Es importante recordar y recalcar que en la práctica de toda disciplina artística se involucran aspectos de la tres esferas de desarrollo del ser humano: afectiva, cognitiva y psicomotriz, sin embrago en el caso de la danza, como ya lo han mencionado, se involucran de manera tangible esas esferas del ser humano.

    Muy buen artículo.

    • sylvia

      Excelente … Yo comencé a bailar a los 5 años … Actualmente tengo 53 años y mi estado físico y mental es excelente … Tengo buen humor, y siempre que escucho música mi cuerpo se mueve automáticamente …
      Me siento feliz, mucho mas feliz que cuando era adolescente … Mi vida esta realizada de muy buena manera … La música es mi fortaleza en todo momento … Me sostiene, acompaña y levanta el animo … Invito a todos los que aun no practican cantar o danzar … Lo hagan … Las satisfacciones en el alma … No tienen precio …
      Feliz Año Nuevo 2015 para todos … Besos … (Silvia ….. San Luis. Argentina) 01/01/2015 .

      • luna

        Que hermoso lo que escribió

  3. ana suarez hernandez

    excelente informe… me siento bendecido tengo 58 años y practico danzas desde hace mas de 20 años…

  4. pedro

    Muy buen articulo y menos leer y más deporte ymas bailar!!!!!!!

    • Beatriz C.

      Pedro: no exageremos. Tu recomendación me suena a “alpargatas sí, libros, no”. Tampoco creo que bailar el merequetengue, el regatón o alguno de esos engendros contribuya a ahuyentar el fantasma de la demencia, la danza debe ser artística y expresiva para tener un efecto terapéutico.

  5. Edison

    Llamativo, aunque le tenga mucha desconfianza a los números estadísticos aquí utilizados. Yo creo que no es la danza en sí lo que previene las demencias seniles, sino el hecho de que se rompa con lo mecánico, la rutina, es decir, lo que no requiere de un esfuerzo neuronal. Supongamos a alguien que cree en esto firmemente y se pone a bailar una coreografía todos los días con el fin de prevenir enfermedades seniles, pero no distintas coreos o bailes sino la misma de siempre todos los días, de la misma manera y con la misma música. Resultará que una vez incorporada la coreo y memorizado todos sus movimientos la actividad neuronal se reducirá proporcionalmente a la falta de concentración, de esfuerzo en recordar, a tal punto que el cuerpo procederá mecánicamente. En este caso, dudo mucho que el porcentaje de prevención fuese tan alto. Además, aunque fuera cierto que la danza previene más la demencia senil que otras actividades, considero que la implementación de no una sino varias actividades contribuiría de un modo más íntegro a la prevención. En el fondo lo que prima no es la actividad que se ejerza sino el esfuerzo neuronal que implica el ejercicio de toda acción nueva, de un aprendizaje constante, de todo aquello que implique romper con lo habitual y que una incursión en lo desconocido.

    • Beatriz C.

      Edison: tenés razón, es difícil imaginar cómo habrán hecho los experimentos para llegar a resultados tan precisos. Por otra parte, que si tu cerebro ha logrado acumular las coreografías de Giselle, del Lago, del Quijote y tantas como el repertorio de una bailarina, aunque las repitas mecánicamente es bastante trabajo y sí, es posible que sean menos dementes en la vejez. si la danza mejora o no la inteligencia, depende de qué definición de inteligencia estés aplicando. Como decía Silvie Guillem: Yo me aprendo una coreografía en dos horas, pero me costaría mucho más aprender un texto.

  6. Curioso y revelador estudio | Expresión Corporal en el Aula

    […] NOTICIA […]

  7. El baile previene del deterioro de funciones mentales

    […] merodeando por la red cuando nos hemos encontrado con que un estudio estadounidense  confirma que “las personas mayores que practican la danza sufren menos deterioro de su […]

    • cecilia gesualdo

      ESTOY DANDO MI EXPERIENCIA OBTENIDA CON LA DANZA Y OTRAS ARTES DEL MOVIMIENTO ( Yoga – Tai-chi) DURANTE EL CORRER DE MIS AÑOS A GENTE ADULTA CON GANAS DE EXPRESAR CON SU CUERPO LO QUE SIENTEN DESDE EL ALMA. LA EXPERIENCIA ES SUMAMENTE GRATA Y SATISFACTORIA TANTO PARA EL QUE DA, COMO PARA LOS QUE RECIBEN..

Cancelar respuesta

*

Notas relacionadas