Martín Boschet, de Grupo Ars: “Me da felicidad que las Galas se

Por María José Lavandera Esta publicación nos toma –aunque no, por sorpresa – con las localidades vendidas casi por completo de estos ansiados espectáculos. Es que Grupo ARS -la productora creada hace tres años por Martín Boschet, quien otrora fuera Director Ejecutivo del Teatro Colón y hoy, gestor cultural- nos tiene ya gratamente acostumbrados a […]

Martes, 21 de Mayo de 2013 |

Por María José Lavandera

Esta publicación nos toma –aunque no, por sorpresa – con las localidades vendidas casi por completo de estos ansiados espectáculos. Es que Grupo ARS -la productora creada hace tres años por Martín Boschet, quien otrora fuera Director Ejecutivo del Teatro Colón y hoy, gestor cultural- nos tiene ya gratamente acostumbrados a la visita a Argentina de un grupo extraordinario de mega-estrellas, como bien él mismo las denomina, del ballet del mundo. Han desfilado ante nuestros ojos felizmente azorados, sólo por nombrar algunos, Ivan Vasiliev, Daniil Simkin, Marcelo Gomes, Guillaume Côté, Denis Matvienko, Polina Semionova, Carmen Corella, Thiago Soares, Leonid Sarafanov y, de las prestigiosas huestes nacionales, Marianela Nuñez, Silvina Perillo, Edgardo Trabalón, Pablo Fermani, Daniel Proietto.

Este 2013, con el auspicio de Galicia Éminent, se aproxima ya la presencia del español Ángel Corella, Principal del American Ballet Theater durante casi 20 años, con su magnífico Barcelona Ballet, una iniciativa propia a la que ha dedicado, con sumo esfuerzo, los años más recientes de su carrera. Se presentará el 5 de junio en el Teatro Independencia de Mendoza y el 7, en el Teatro Coliseo en Buenos Aires. Interpretarán un programa ecléctico y ambicioso, con grandes apuestas a nivel artístico, entre las que se cuentan dos obras que serán estrenos mundiales: “Built to Fall Apart”, del bailarín británico Russell Ducker, y “Sombras Ajenas”, del bailarín ruso Kirill Radev, ambos miembros de Barcelona Ballet desde 2008 y quienes ya despuntan con talento creativo como coreógrafos. Se suman al programa “String Sextet” -con coreografía del propio Corella y con música del Sexteto para Cuerdas “Souvenir de Florencia” de Tchaikovsky-, “Soleá”-una obra de aires flamencos de la sevillana María Pagés, estrenada en el New York City Center en 2010- y “Suspended in Time” -una obra coreografiada por Corella, Ducker y Radev, con música de la banda británica de rock sinfónico Electric Light Orchestra.

Para agosto -29 y 30- aguarda asimismo la esperada tercera edición del espectáculo que ya es casi una marca registrada del Abono ARS: la “Gala de Ballet”, que contará con estrellas del Royal Opera House, Bolshoi, Stuttgart Ballet, Béjart Ballet Lausanne, Ballet Nacional de Cuba y nuestro querido Teatro Colón.

Afiche ARS

En charla con Martín, un apasionado de las artes clásicas, nos contó sus motivaciones y sueños respecto de esta iniciativa tan ambiciosa como atractiva que se propuso con la creación de la productora Grupo ARS y sus maravillosas galas, las cuales, según nos pudimos enterar, son sólo los primeros pasos de un camino cuyo objetivo es realizar un aporte mayor a la escena cultural de nuestro país.

De hecho, comenzamos comentando la importancia del apoyo a la danza, un arte que es, desde su perspectiva, un capital simbólico que actualmente está entre paréntesis en nuestro país, pese a ser uno de los más prolíficos generadores de talentos y con sendas instituciones y compañías oficiales como ámbitos de desarrollo. Indicó: “No hay muchos países en los que puedas contar con cinco o seis compañías oficiales, con apoyo estatal, y una programación fehaciente. Eso es muy importante y no hay tantos países que cuentan con eso: acá tenemos compañía de Córdoba, de Tucumán, de Salta, de Misiones, de Bahía Blanca, del Argentino de La Plata, del Colón, del San Martín, la Compañía Nacional de Danza Contemporánea, del Chaco. Ciertamente no es lo más habitual. Sin embargo, todo eso pareciera no ser suficiente como correlato del posicionamiento que tiene la Argentina a nivel mundial en términos de espectáculos de danza, de temporadas, circuitos. Los teatros oficiales, siempre más abocados a la ópera y/o a la música sinfónica, le dejan muy poco lugar a la danza, con mínimo presupuesto artístico, lo cual redunda en menos producciones. A lo largo de los años, se ha perdido competitividad en este ámbito y nos hemos ido aislando. Lentamente se ha salido del circuito internacional”.

De este modo, entonces, se propuso una doble meta: relanzar la danza, como sí lo es en otras partes del mundo, como un espacio dentro de la cultura popular, en tanto un arte vigoroso, vivo, activo, dinámico, ágil, en crecimiento, rompiendo una serie de prejuicios; y de nuevo tratar de que Argentina -y Buenos Aires, como la primera ciudad para lanzar el proyecto- se comenzaran a posicionar en el circuito, “como una plaza con un gran público y atractivo para las estrellas actuales de las compañías más prestigiosas del mundo”, según explicó.

Daniil Simkin vuela en el cielo esteño, durante la temporada veraniega 2013, en un espectáculo realizado por Grupo Ars en Uruguay.

Daniil Simkin vuela en el cielo esteño, durante la temporada veraniega 2013, en un espectáculo realizado por Grupo Ars en Uruguay.

“Nuestra motivación es que la danza como espectáculo se postule como disfrutable para una gran cantidad de personas, para un público mayor del que habitualmente se piensa. Para nosotros esto fue un desafío, pero creo que lo estamos logrando: luego de tres años, el público se ha ampliado y diversificado y a veces hay más clima de cancha que de espectáculo de ballet acartonado. Hemos involucrado mucho a los jóvenes y queremos movilizar desde la pasión”, aseguró Martín, quien apuesta por continuar produciendo, cada vez con más vigor, espectáculos excelsos, sustentados, fundamentalmente, en la honestidad con el público de estar proveyéndoles lo mejor.

En este sentido, indicó que “la tecnología actual y el acceso tan amplio a la información estimulan mucho el trabajo de uno como productor, porque te empujan a estar exigiéndote más respecto de los artistas que aspirás a producir. Nuestro objetivo es trabajar con los mejores y realmente generar el mejor espectáculo posible, con una gran transparencia y convicción respecto de la calidad de aquello que les estamos presentando”.

Asimismo, confía en que la presencia de tamaños bailarines pueda oficiar de estímulo para las nuevas generaciones de bailarines en Argentina: “Algo central para mí, que tiene que ver con la educación, es poder acercar referentes. A veces la lejanía hace que se pierdan algunas referencias positivas, que pueden estimular a mejorar nuestra escena local. Es importante que nuestros estudiantes de danza actuales, que creen en realizar sus carreras profesionales, tengan estas referencias en vivo, al tiempo que su sola presencia pone en valor nuestras propias plazas de actividad en la danza”, comentó Martín.

Los espectáculos realizados desde hace tres años por Grupo Ars, con las máximas estrellas de la danza mundial, han sorprendido y entusiasmado a al público argentino.

Los espectáculos realizados desde hace tres años por Grupo Ars, con las máximas estrellas de la danza mundial, han sorprendido y entusiasmado a al público argentino.

Las estrellas brillan en Buenos Aires

Y existen sendas anécdotas de cómo las estrellas llegaron finalmente a brillar por estos pagos. No fue fácil, contó Martín. Pero finalmente, a fuerza de confianza y construcción de un buen vínculo, se logró lo impensado: “La primer gala se realizaría en 2010, pero, por cuestiones técnicas, al final no se hizo. Cuando finalmente en 2011 sí vinieron y sí se hizo, los directores de las compañías a las que pertenecen estas mega-estrellas me llamaban hasta con un poco de miedo. Me pedían encarecidamente que los cuide y vigile, porque tal o cual es la estrella de la compañía. La apuesta era muy fuerte. Tuve que fidelizar no sólo al público, sino a los bailarines y sus compañías.  Luego, con el excelente trato que recibieron, el entusiasmo del público, las salas llenas y el aplauso increíble que se llevaron, no se querían volver. Después de eso, ellos mismos ya querían venir. Me pasó de grandes bailarines que, por referencia de los que ya habían venido, me llamaban, por ejemplo, para contarme que eran amigos de Ivan Vasiliev o Daniil Simkin, y adelantarme  las fechas en que estaban libres para poder participar de las galas. Eso ya era una buena señal”.

Anécdotas

Entre cafés, Martín nos cuenta, además, algunas anécdotas y detalles: por ejemplo, que Ángel Corella es un hombre que describe como “maravilloso”: destaca especialmente su generosidad y su gracia y humor fascinantes. “Uno puede almorzar con él y morir de risa las dos o tres horas que dure el almuerzo. Es sensato, humilde, tranquilo y lógico”, relató.

Paloma Herrera escribió a Ángel Corella una carta de bienvenida a nuestro país.

Paloma Herrera escribió a Ángel Corella una carta de bienvenida a nuestro país.

E indagamos un poco en la filosofía de trabajo de estos grandes bailarines con quienes ya, gracias al éxito de los espectáculos, está acostumbrado a contar: “Hasta la última función son prácticamente monjes, pero luego de la última función, se relajan y les encanta ir a comer y … ¡a bailar! Luego de la función, vuelven a ser todos chicos con ganas de salir a divertirse”, contó, entre risas. Y agregó un dato deleitante: “Son personas normales que disfrutan plenamente cada minuto: en ensayos y funciones los ves riéndose entre ellos, haciéndose chistes; se tratan bien, se cuidan; principalmente se los nota felices y es algo que muchos bailarines argentinos con los que he conversado mencionan como algo que les admiran, ese vivir en constante felicidad”.

Es así que las galas hasta ofician también de musa para nuestros profesionales locales. “Muchos me han dicho: ‘¡Qué suerte que cuando necesitamos inspiración, está Martín con sus galas!’. Poder generar eso me llena de felicidad. Da cuenta de que ando por buen camino, aportando algo”, concluyó, con una sonrisa.

Para adquirir las entradas:

www.ticketek.com.ar

www.grupoars.net/abono/

Comentarios

*

Notas relacionadas