Paula Argüelles: el regreso del Ballet Clásico de Salta

Después de una seguidilla de cambios en la conducción, el Ballet clásico de la Provincia de Salta (BPS) lleva varios meses de estabilidad bajo la dirección de la coreógrafa Paula Argüelles. En un viaje relámpago a Buenos Aires para ensayar con un coro que actuará junto al BPS, Revol conversó con Argüelles sobre el presente y el futuro de una compañía que promete seguir creciendo.

Sábado, 23 de mayo de 2015 | Por Laura Chertkoff

El Ballet Provincial de Salta es una compañía joven. No solamente porque cumplirá sus primeros ochos años en septiembre. También porque sus integrantes tienen entre 19 y 32 años de edad. Pero tanta vitalidad estuvo un poco congelada durante el año 2014, cuando se quedaron casi seis meses sin dirección desde la salida de Liliana Belfiore.

Paula Argüelles es la Directora del Ballet Provincial de Salta (BPS) desde enero de 2015. Desde entonces su mano derecha es Leandro Ferreira Morais, a cargo de la sub-dirección.

Entre la salida de Belfiore y la llega de Argüelles hubo una sucesión de coreógrafos invitados. “Fui a hacer ‘Coppelia’. Y me pidieron que me quedara, al principio dije que no. Después hice el tributo a Cerati en la plaza principal, que lo iba a hacer Margarita Fernández, pero no pudo por un tema personal y ahí, lo seguí pensando. Entonces el cuerpo de baile presentó una nota pidiendo que me quedara – señala Argüelles –. Y como siempre me gustó Salta, me mudé con toda mi familia. Me parece una ciudad hermosa. Me encanta su gente. Es amable y solidaria”.

Ballet Clásico de Salta, joven en todos los sentidos. Un cuerpo creado hace sólo 8 ochos, con integrantes que no superan los 32 años. Foto: Gentileza Ballet de Salta.

Ballet Clásico de Salta, joven en todos los sentidos. Un cuerpo creado hace sólo 8 años, con integrantes que no superan los 32 años. Foto: Gentileza Ballet Provincial de Salta.

R: ¿Cómo fue el comienzo de la relación “formal” con la compañía?

PA: La compañía estaba desacostumbrada al escenario, porque estuvieron muchos meses sin bailar. La danza es como un deporte de alto rendimiento. Así que el inicio de este año les costó, pero ahora ya están mucho más entrenados. Todos nos estamos acomodando. Cuando empecé en enero no había nada programado. Y traer coreógrafos de afuera es más complicado, por eso por ahora se están haciendo muchas obras mías. Así que nos repartimos los roles con Leandro: él los prepara en los ensayos. Somos un buen equipo.

De los 39 integrantes del BPS pocos son de origen salteño. Llegaron por concurso, cordobeses, tucumanos, brasileños.  Y próximamente podrán prolongar sus contratos por una evaluación por desempeño. “La estabilidad puede ser mal llevada por un artista que se tire a chanta. Pero el que ama lo que hace no se deja estar”, advierte Argüelles.

La sede del Ballet es el Teatro Provincial que comparten con el Ballet Folklórico Gral. Martín Miguel de Güemes, la Orquesta Sinfónica de Salta, las funciones teatrales que andan de gira y las muestras de fin de año de las academias locales. Ese teatro, en julio de 2012, la compañía llegó tristemente a las primeras planas, cuando la bailarina Constanza González Brie se cayó desde el escenario al foso en el medio de un ensayo. “Coni está muy bien, le ofrecí que volviera con nosotros y dijo que no quería, está trabajando en la administración de la sala”, explica la directora.

R: ¿Y el escenario cómo está? ¿Dejó de ser un peligro para los bailarines?

PA: Sí, porque construimos un piso muleto con cámara de aire. Y con unas candilejas y tapa para el foso los días que no hay orquesta. Mi marido, Jorge de la Vega, es el Director de producción y capacitación del Instituto de Música y Danza de la provincia. Entonces hicimos la gestión con el Ministerio de Cultura y conseguimos la plata del ministerio. Y nos pusimos a hacerlo entre el aramdor, mi marido, Leandro y yo. Fuimos los únicos que propusimos terminar con la fatalidad y hacer algo. Además los bailarines se lastimaban mucho. Es un teatro hermoso, pero el piso del escenario era durísimo.

R: ¿Y es muy duro producir un Ballet en Salta?

PA: Hay muchas ganas de trabajar pero no hay estructura. Hay que encargarse de todo. Desde comprar el hilo para hacer la ropa hasta alquilar las luces. Tenemos una señora que cose que es una gran trabajadora… En  el Colón hay hasta un equipo de sombrereros… 

Lo que no se puede producir se pide prestado a otros teatros. O se aporta desde las colecciones personales. O se reprograman fechas hasta que haya vestuario disponible para viajar. Y hablando de viajar, pensar en hacer giras también tiene sus bemoles. “Es difícil hacer giras por la provincia, porque los escenarios de los festivales son muy complicados. Además de que los pisos no sirven para ballet, si el clima no es el adecuado, el bailarín hace una levantada y se queda duro… Con un grand battement  si estas frío te haces una distensión. En cambio el ballet folklórico no tiene problemas con esas cosas: ni tienen que hacer un grand battement y están abrigaditos con los ponchos”, comenta Paula.

Este año el cuerpo mismo pidió por la permanencia de la bailarina Paula Argüelles, como su directora. Foto: Gentileza Ballet de Salta.

Este año el cuerpo mismo pidió por la permanencia de la bailarina Paula Argüelles, como su directora. Foto: Gentileza Ballet Provincial de Salta.

R: ¿Cómo es la relación entre las dos compañías oficiales?

PA: ¡Súper linda! Ahora estamos trabajando en un espectáculo juntos.  Y con Leandro empezamos a darles clases de clásico a los del folklórico, para que tengan mas herramientas, para que elonguen más.

 R: ¿Hay público para danza clásica en Salta? ¿O están demasiado acostumbrados al folklore?

PA: El salteño valora mucho a sus artistas locales. La orquesta tiene muchísimo público. Las entradas para vernos siempre son absolutamente gratis. El Teatro Provincial tiene 1500 localidades. El día que bailó Paloma Herrera, explotaba. Yo veo gente a la que le gusta mucho. Los que no son habitués ya están entrando.

R: ¿Salta podría ser un polo de formación en danza para la región?

PA: ¡Me encantaría, porque se lo merecen! Me parece que sería fantástico. Tenemos que lograr que le guste la idea a alguien que no sea ni bailarín ni maestro. Hay escuela provincial de música, podría haber de danza. Y no implica sacarle alumnos a nadie, porque las mismas maestras de las academias privadas podrían ser docentes. Claro que es a larguísimo plazo…

R: ¿Qué lenguaje utilizás cuando sos coreógrafa?

 PA: En general estoy entre el neoclásico y el contemporáneo. ‘Coppelia’ es superclásico porque está basada en todas las versiones que bailé y repuse. El tributo a Cerati tiene contemporáneo y algo de jazz. Tuve una formación amplia desde Olga Ferri, Enrique Lommi y el ISA del Colón y lo que trabajé con Noemí Coelho, Oscar Araiz y Alejandro Cervera. De todos he aprendido. Pero además tengo historia fuerte con la danza española. Toda mi vida bailé español. En paralelo con mi formación en el Colón, estuve con José Zartman muchos años.

R: ¿A tus Kitris y tus Cármenes se les nota?

PA: Yo tengo el abanico en la mano desde los seis años. Es una prolongación de mi mano. Ahora si no estás en una escuela tan potente como puede ser la del Colón, te puede faltar la formación en otras áreas. Hay que abrirle la cabeza a los bailarines de clásico y decirles: ‘además tendrías que estudiar música, actuación, jazz, contemporáneo’. El bailarín clásico es un poco arisco al contemporáneo. Todo bailarín debe bailar todo. No se puede bailar solamente gran repertorio. Me encantaría poder generar espacios de formación en otras cosas técnicas. Ahora con la excusa de un montaje se puede insistir en algo de jazz o de castañuelas. Pero no está organizado de manera regular. Para Carmen quiero poder entrenarlos en abanicos, castañuelas, mantones, capas… Cuando has trabajado con grandes reggies te das cuenta que lo hermoso de los ballet es esta cosa completa. Que hasta el último del cuerpo de baile es tan importante como el bailarín absoluto. La pantomima es importante. Tiene que ser lo mas natural posible y muy ordenado a la vez.

Paula Argüelles, la nueva directora -desde enero 2015- del Ballet Provincial de Salta. Foto: Gentileza Paula Argüelles.

Paula Argüelles, la nueva directora -desde enero 2015- del Ballet Provincial de Salta. Foto: Gentileza Paula Argüelles.

R: ¿Cómo sigue el año?

PA: Ahora estaremos presentando “Puente al sol” que es espectáculo de Ballet Opera Andina, del 23 al 25 de mayo, a las 21,  se suman los Ballets Clásico y Folklórico de la Provincia junto a la Coral de las Américas y una banda de sikuris. En julio vamos a hacer mi versión de ‘Carmen’ y en octubre la de ‘Romeo y Julieta’. En septiembre repetiremos el tributo a Cerati, pero esta vez adentro del Teatro Provincial. Y en noviembre vendrán coreógrafos contemporáneos invitados. En el 2016 yo quisiera hacer ‘el Quijote’ completo y poder invitar coreógrafos. Creo que la compañía va a estar preparada para poder trabajar con otros.

Opera Ballet Andino “Puente al Sol”

El Ballet de la Provincia de Salta, comunica con gran orgullo y satisfacción que se han agotado las entradas para las 3 funciones de la Opera Ballet Andino “Puente al Sol”, a presentarse en el Teatro Provincial de Salta para los días 23, 24 y 25 de mayo a las 21 hs, en el marco de la Gala patriótica. Para los que poseen entradas, recordamos que la sala se habilitará una hora antes del inicio, y que el espectáculo comienza puntualmente a las 21 hs.
LAS ENTRADAS PIERDEN VALOR 15 MINUTOS ANTES DEL COMIENZO DEL ESPECTÁCULO.
Aquellos que se han quedado sin tickets, pueden presentarse 15 minutos antes de la función para ocupar aquellos lugares que pudieran ocasionalmente haber quedado vacios.

Comentarios

*

Notas relacionadas