YAGP #14|Rocío Agüero: “La excelencia viene con la disciplina”

Para ella, la danza fue parte de un deseo que surgió de muy pequeña: “Empecé a los 3 años porque mi hermana hacía gimnasia deportiva en un estudio de barrio. Un día fuimos un tiempo antes de clase, estaban las nenas con tutus, me llamó la atención y le dije a mi mamá que eso era lo que quería hacer. Así que ahí empecé”.

viernes, 28 de marzo de 2014 | Por Maria José Lavandera

Rocío, a sus 14 años, también maravilla con su madurez. Ella enfatiza la importancia del trabajo y de la constancia para lograr sus objetivos: “Me gustaría que fueran más exigentes todavía nuestros maestros –Paloma y Jazmín sonríen y afirman con ella-. La excelencia viene con la disciplina. Uno se cansa a veces pero siempre me digo ‘tengo que seguir’”, asegura.

Para ella, la danza fue parte de un deseo que surgió de muy pequeña: “Empecé a los 3 años porque mi hermana hacía gimnasia deportiva en un estudio de barrio. Un día fuimos un tiempo antes de clase, estaban las nenas con tutus, me llamó la atención y le dije a mi mamá que eso era lo que quería hacer. Así que ahí empecé”.

Dueña de una flexibilidad fuera de serie, Rocío aspira a lograr una beca para estudiar en el exterior. Foto: REVOL.
Dueña de una flexibilidad fuera de serie, Rocío aspira a lograr una beca para estudiar en el exterior. Foto: REVOL.

Junto a Jazmín, está en 5° año del Instituto Superior de Arte del Teatro Colón, y su sueño hoy es poder terminar su carrera en el exterior, más puntualmente en el American Ballet Theatre.

Dueña de una flexibilidad fuera de serie, Rocío puede hacer con su cuerpo lo que ella desee. Su nivel de control y educación física son impecables. Sus piernas interminables y porte principesco contribuyen a que pueda demostrar habilidades particularmente interesantes en danza clásica, que le gusta sobre todo, a pesar de conocer y entrenar también distintos estilos: “A mí el contemporáneo me gusta, pero más me gusta el clásico. Está bueno incorporar muchas danzas, pero el ballet es la base de todo”.

En el YAGP presentará una variación bella si las hay – aquella de “El Corsario”-, de gran demanda técnica y a través de la que podrá lucir sus extensiones, y, para contemporáneo, Laura Roatta preparó para ella una coreografía llamada “Tangible ausencia”, con música de tango.

Rocío Agüero tiene un porte principesco y un físico privilegiado. Foto: REVOL.
Rocío Agüero tiene un porte principesco y un físico privilegiado. Foto: REVOL.

Para ella, recibir la noticia de convertirse en finalista del Youth America Grand Prix fue una sorpresa “shockeante”. Hoy, “en realidad, más allá del premio y todo, lo más importante para mí sería la experiencia”, afirma. “Ojalá que nos bequen. A mí me gustaría lograr una beca para estudiar en el exterior”, agrega, mirando a sus amigas, que siguen y confirman atentas su testimonio.

¿Qué significa bailar para Rocío? “Es una sensación hermosa. Yo particularmente me siento libre más allá de los pasos y la coreografía. Disfruto mucho”.

Comentarios

*

Notas relacionadas