CNDC: Sansón, fuerzas de un cuerpo múltiple

La Compañía Nacional de Danza Contemporánea acaba de estrenar nueva obra, a cargo de la coreógrafa Diana Szeinblum, que tiene como tema un personaje épico, “Sansón”.

Jueves, 29 de mayo de 2014 | Por María José Rubin

Si el nombre Sansón fuera un salto, tendría el acento en la caída: San-són, toda la fuerza hacia abajo, hacia el suelo; acaso como esas columnas que el personaje mítico derribó para liberarse. Así, los bailarines de la Compañía Nacional de Danza Contemporánea encarnan –claro está– Sansón, una obra de Diana Szeinblum que, además, coincide con la inauguración de una nueva etapa en la historia de la joven compañía.

La CNDC en el Foro Internacional de la Danza de San Pablo. Foto: Ramiro Peri.

La CNDC en el Foro Internacional de la Danza de San Pablo. Aquí su flamante directora, Cristina Gómez Comini. Foto: Ramiro Peri.

Sansón se estrenó en la primera gira internacional que la CNDC emprendió en 2014, rumbo a Brasil. Se realizó una función el sábado 26 de abril durante la apertura del Foro Internacional de la Danza de San Pablo, adonde viajaron en compañía de Szeinblum y de la nueva directora de la compañía, Cristina Gómez Comini. La obra, alejada de toda lógica narrativa y basada en un intenso trabajo de experimentación del movimiento, genera escenas de una pregnante poética visual, con sonidos que evidencian de forma recurrente su naturaleza vibratoria.

De regreso en Buenos Aires, Sansón se presentó el 17 de mayo en la ex Biblioteca Nacional, hoy Centro Nacional de la Música y sede de la CNDC desde sus inicios. Con mayor difusión de sus actividades y funciones programadas en días más propicios (de jueves a sábado en lugar de los martes y miércoles, como fue hasta 2013), la compañía dio un salto cuantitativo en su audiencia; gracias al trabajo de excelente calidad que realizan sus integrantes, podemos esperar que esta tendencia se sostenga durante un buen tiempo más.

Sansón, de Diana Szeinblum, en Brasil. Foto: Ramiro Peri.

Sansón, de Diana Szeinblum, en Brasil. Foto: Ramiro Peri.

Diana Szeinblum, bailarina y coreógrafa formada en Argentina y el exterior -fue becada por el Instituto Goethe para estudiar un año nada menos que en la Folkwang Tanz Schule dirigida por Pina Bausch, con quien trabajó-, también se encontró ante más personas de las que esperaba, pero en su caso fue sobre escenario. “Yo no suelo trabajar con tanta gente”, nos cuenta, “fue todo un desafío y, a la vez, el proceso de trabajo fue encantador. Me encontré con que no había nada de lo que yo pudiese imaginar que necesitara de veinte personas para decirlo. Entonces hice al revés: empecé a ver qué material surgía de ellos que no pueda ser de otra manera que con una multitud, una multiplicidad”.

Sansón, obra preparada especialmente para la CNDC. Foto: Ramiro Peri.

Sansón, obra preparada especialmente para la CNDC. Foto: Ramiro Peri.

R: ¿Cómo fue el proceso creativo?

DS: Improvisamos distintos dispositivos sobre el trabajo en conjunto. Hay momentos en que el movimiento del dispositivo se rige a partir del movimiento del otro. Hay una idea de reverberar a través de lo que hace el otro. No es algo voluntarioso, no puedo hacer lo que yo quiero sino que debo escuchar y percibir lo que está sucediendo, muchas cosas al mismo tiempo, y a partir de todos esos estímulos mi cuerpo se mueve, no lo muevo yo. Así empezó a aparecer un lenguaje de movimiento, desde una construcción absolutamente grupal.

R: ¿De qué manera entra la figura de Sansón en la obra?

DS: Se empieza a desplegar una especie de gran epopeya: lo que se desprende del dispositivo tiene mucho que ver con esos cuadros de batalla de Rubens donde todos avanzan, con muchos cuerpos salvándose y siendo salvados. Es algo que apareció casualmente, no es que yo busqué llegar a Rubens, pero hay algo de esa construcción en grupo que responde al orden de la épica.

Hay un personaje que no ve y que para mí es la representación de esta idea de la reverberación: no es la mirada sino la pura percepción. También es una gran epopeya para la persona que hace todo eso con los ojos tapados. Finalmente, aparece una gran fuerza, que se relaciona con Sansón, y me gusta mucho cómo suena el nombre en sí.

La épica de Rubens, una inspiración para Sansón. Foto: Ramiro Peri.

La épica de Rubens, una inspiración para Sansón. Foto: Ramiro Peri.

Cuándo y Dónde

30 y 31 de mayo | 5, 6, 7, 12, 13, 14 de junio  a las 21 horas – Centro Nacional de la Música | Sala Williams (México 564, CABA).

Entrada libre y gratuita – Las entradas se retiran 30 minutos antes de la función.

Contacto: cndc@cultura.gov.ar

 

 

Comentarios

*

Notas relacionadas