De la creación a la escena: el Ciclo Platea Contemporánea y sus alrededores

La primera edición del Ciclo Platea Contemporánea, organizado por Prodanza en articulación con el Teatro Payró, presentó cuatro programas compartidos conformados por obras de danza compuestas e interpretadas por jóvenes artistas. En charla con David Señorán y Andrea Saltiel, director ejecutivo y directora artística de la institución, conocimos los objetivos que dieron origen a esta propuesta, sus aciertos y las perspectivas para el año entrante.

jueves, 21 de diciembre de 2017 | Por María José Rubin

Las instrucciones que enumera el señor de recepción seguramente son muy precisas, pero hasta que no llego a la oficina de Prodanza no tengo certeza de haber podido traducirlas a un camino exitoso. El salto entre la abstracción inspirada en un recorrido ajeno y la propia experiencia acompaña muchos procesos, entre ellos el de la producción, montaje y estreno de una obra escénica.

Con el objetivo de acompañar a los jóvenes artistas en este proceso, pero también de cara a la profesionalización del sector en términos generales (incluyendo a quienes ya cuentan con una cierta experiencia no sistematizada) es que se inauguró este año Platea Contemporánea, un ciclo que surge a partir de la identificación de que “una de las dificultades mayores de los grupos independientes es encontrar espacios donde incluirse y es muy interesante pensando en la generación de público y de audiencias”. Esto nos cuenta Andrea Saltiel, directora artística de Prodanza, que no duda en caracterizar este primer ciclo como “una experiencia excelente”.

Eso que hacemos | Dir. Carmen Pereiro Numer

Platea Contemporánea 2017 presentó un total de nueve obras distribuidas en cuatro programas de cuatro funciones cada uno, que se extendieron de junio a noviembre. A poco de corrido el último telón, las expectativas para 2018 no se hacen esperar.

Flyplats | Dir. Sabrina Wehner

AS: Parte de nuestro interés es acercarnos a los espacios independientes, sería muy interesante tener más de ellos en Platea Contemporánea, así como el Ciclo Payró entró dentro de ese programa. La idea es que esto se multiplique, incluir espacios con otros formatos para poder ofrecer a la comunidad mayores posibilidades.

Tinta Negra | Dir. María Belén Loiza

¿Pero en qué consistió este ciclo puertas adentro?

David Señoran, director ejecutivo de la institución, comenta: “Rubén Szuchmacher es amante de la danza y con él hicimos esta articulación fácilmente. En diciembre se planteó y en febrero ya estábamos organizando”.

DS: Trabajamos en la curaduría con Graciela Schuster, y los tres juntos realizamos la selección. La convocatoria fue abierta, hubo grupos que ya vienen trabajando, que tienen cierta idea de lo que es la producción, y otros que no, que son más vírgenes en ese sentido. Gabriel (Cabrera), que es el productor del teatro, acompañó a los coreógrafos en el registro de obra, la distribución de su tiempo, brindó espacios de ensayo de tres horas como mínimo y un total de 16 horas gratuitas de ensayo más puesta en escena y luces.

AS: Nos interesa profesionalizar el sector de la danza. Nosotros tenemos una sola línea de subsidios por ley y con una propuesta de este tipo logramos articular otros modos de actuar frente a la comunidad, tanto en la instancia de creación, en el caso del Laboratorio, como para darles espacio escénico a obras ya terminadas. De esta manera, ampliamos bastante nuestra línea de acción, porque entendemos que cuando llega un subsidio, hay muchos gastos que atender, pero invertir en producción permite crecer muchísimo.

DS: A partir de la experiencia, también es más fácil luego poder definir para la obra, cuando uno escribe para presentar su proyecto, qué le hace falta y con qué cuenta.  Esa estructura de gestión, que a veces parece una exigencia externa, también ayuda a esclarecer.

Elementos | Dir. Pablo Emilio Bidegain

 

La programación de este primer ciclo constó de obras cortas, de escenografía despojada, con cierto predominio en el vestuario (“[…]”, de Mauro Cacciatore) y en la iluminación (“Hacerla”, de Gerardo Merlo y Matias Rebossio) como elementos destacados en el nivel visual. Se observó también cierta tendencia a hacer un uso heterodoxo del espacio escénico: la mayoría de las obras se ceñían a la caja a la italiana de la sala, mientras que algunas optaron por forzar sus límites, explorando sus márgenes (“Eso que hacemos”, de Carmen Pereiro Numer) e incluso estableciendo contacto con el público (“María sobre María”, de Lucía Llopis).

AS: En relación con la curaduría, hubo una línea muy clara y única, en función de lo que el Payró ofrece. Pero cada espacio teatral tiene rasgos particulares en cuanto a caja negra, el modo en el que están distribuidas las plateas. Hoy en día en una obra de danza contemporánea puede estar en el mismo nivel el escenario que la platea, puede tener múltiples frentes, el público puede estar parado, intervenir. Entonces sería muy interesante que esto pueda ir creciendo y ofrecer distintos formatos.

María sobre María | Dir. Lucía Llopis

En el otro extremo del proceso, la creación artística, Prodanza también ofrece un espacio de formación y experimentación para la comunidad de la danza: el Laboratorio Prodanza, un programa de residencias que en noviembre celebró su tercer aniversario, junto con el lanzamiento de su registro audiovisual.

AS: Laboratorio es un punto caramelo de generación de proyecto: el proyecto no tiene que estar en la nada, porque se proporciona espacio físico, no es fase de escritorio, pero tampoco debe estar por estrenar, porque hay un tutor, y si hay una fecha de estreno hay pocas posibilidades de repensar y el espacio solo se usa como sala de ensayo. Los artistas dicen que esta instancia normalmente pasa en el living de la casa y destacan qué distinto es generar un hecho escénico en un espacio destinado a eso.

DS: La propuesta los ordena, da una estructura y un soporte para saber que tenés esos días a la semana para realizar esa tarea, que estando y haciendo ya se sostiene. Es un espacio que creemos que faltaba y que hace falta más.

Una Constante | Dir. Jesús Giraldi

De esta manera, Platea Contemporánea y Laboratorio vienen a apuntalar otros momentos del proceso de puesta de una obra, el cual la línea de subsidios solo contempla parcialmente: la secuencia lógica sería Laboratorio, durante la instancia de experimentación; subsidio, para la etapa de la producción; y Platea Contemporánea, cuando llega el momento de encontrar un lugar en la cartelera. “Estas tres propuestas no son excluyentes”, destaca Andrea: “el mismo proyecto se puede presentar a las tres líneas”. Asimismo, tanto Laboratorio como Platea proporcionan un acompañamiento que resulta enriquecedor tanto desde la perspectiva de la formación como del trabajo en comunidad.

AS: En Laboratorio tenemos el énfasis en la reflexión sobre la creación misma, la articulación entre director y creador de distintas trayectorias estéticas. Es también permanentemente abrir, repensar, mientras que Platea sería el otro frente, hacia afuera, ahí tenemos una reflexión sobre la producción, dentro de la legitimación que da lo institucional. Los artistas dicen que el Laboratorio los retira de esta soledad del creador y también existe esta misma soledad cuando ya se tiene la obra: la pregunta por “a dónde voy”. Es tan solitaria la sensación en ese momento como frente a la creación de obra.

Eso que hacemos | Dir. Carmen Pereiro Numer

De cara a 2018, además de proyectar la continuidad de las propuestas actuales, se prevé atender una preocupación que debería ser clave: el público.

DS: Ahora estamos trabajando para sumar la idea de creación de espectadores, estamos haciendo una articulación con el Núcleo Audiovisual de Buenos Aires (NABA) en un proyecto que tiene que ver con acercar a estudiantes secundarios por medio del audiovisual. La idea es empezar el año que viene para llevar escuelas al núcleo para ver allí material seleccionado por nosotros sobre danza contemporánea y tener una charla sobre el lenguaje. Así, el objetivo sería que estas obras cada vez necesiten menos estar amparadas. El balance de este año fue muy bueno, la experiencia de Platea Contemporánea nos nutrió a nosotros y a las personas que participaron, y nuestra expectativa es seguir generando más espacios que puedan alojar distintos proyectos.

In.Tensión | Dir. Constanza Belgareto

[…] | Dir. Mauro Sebastián Cacciatore

Comentarios

*

Notas relacionadas

  • Compartir

    Gustavo Lesgart, jurado del Prix: “Es importante c…

    Cobertura desde Villa Carlos Paz / Por María José Lavandera […]

    04-10
  • Compartir

    CC Rojas: Festival de Danza 2013

    El Festival de Danza del Centro Cultural Rojas 2013 se […]

    03-06
  • Compartir

    Entrenamiento y filosofía: la Técnica Release en B…

    La Técnica Release fue una de las grandes corrientes que emergió en el marco de las Nuevas Tendencias en danza, hacia la década del ’60 en Estados Unidos. Hoy, está presente en Buenos Aires de maneras diversas. Para delinear su recorrido por la región, charlamos con Gustavo Lesgart, Susana Szperling, Laura Feijoó y Melina Seldes, quienes compartieron con nosotros su experiencia como alumnos, docentes y coreógrafos en el marco de esta técnica.

    15-09
  • Compartir

    Beca Completa para la Vortex International Dance C…

    Revista Revol y Club de Danza se reúnen con Vortex International Dance Argentina para ofrecer una beca completa para la convención de danza que realizarán 29, 30 y 31 de julio de 2016 en Buenos Aires.

    05-06