Los clásicos, en gala

Federico Fernández y Julieta Paul brillaron en la inauguración de la Sala Caras y Caretas, junto a un maravilloso elenco compuesto por bailarines del Teatro Colón.

Miércoles, 16 de abril de 2014 | Por Melina Sólimo

No estábamos en el Teatro Colón, pero eso parecía. Ballet en Gala inauguró la Sala Caras y Caretas con un recorrido por los clásicos de la danza, ideal para una primera función de temporada. Haciendo honor a su nombre, el ballet creado por Federico Fernández, Primer Bailarín del mentado coliseo argentino, ofreció un espectáculo completo, donde cada uno de los bailarines se destacó en el rol que le tocó interpretar.

La velada comenzó con un fragmento de “Coppelia”, de Leo Delibes, con la coreografía original compuesta por Arthur Saint-León. Luciana Barrirero y Gerardo Wyss se lucieron por su precisión y carisma, ideales para los papeles de este cuento de muñecas y príncipes. Asimismo, esta pareja de bailarines demostró su ductilidad cuando en la segunda parte renovaron el clima con una intensa interpretación de la “Carmen” de Bizet, que requiere expresiones totalmente opuestas a la angelical pieza que abrió el telón.

La alegría llegó de la mano de “Harlequinade”, una puesta circense con coreografía de Marius Petipa. Entre giros y sonrisas, la gracia de los jóvenes Daiana Ruiz y Jiva Velazquez ensamblaron perfectamente con la obra. El bailarín fue uno de los más aplaudidos de la noche, dueño de una gran presencia escénica y algunas destrezas -fundamentalmente en allegro – que encantaron al público.

Paula Cassano hizo gala de sus extensiones casi interminables en la pieza “La Muerte del Cisne”, con música de Saint-Saëns y coreografía de Fokine, un rol tan complejo técnica como emocionalmente, compuesto originalmente nada menos que para la delicada Ana Pavlova.

Le siguió Alejo Cano Maldonado, quien junto a Ayelén Sanchez, interpretó un fragmento de “Alto de Caballería (juguete cómico de Petipa)”, una alegre danza con aires de España, tan querida y utilizada como inspiración por Petipa.

Para el cierre de cada una de las partes de la función, hizo su aparición la pareja protagónica: Federico Fernández junto a Julieta Paul, primera figura del Teatro Argentino de La Plata, quienes regalaron al público fragmentos de “Raymonda” y “Don Quijote”. Ellos hicieron lo suyo en los dos tradicionales y afamados pas de deux e la platea que los esperaba vibró con su presencia. Los envuelve un entendimiento mutuo que genera un magnetismo particular entre ellos, lo cual contribuye a potenciar la generosidad y la exactitud en la interpretación.

Una noche engalanada por los clásicos del ballet, que se disfruta y mucho.

    Esta galería no posee imágenes

Próxima función en Cartelera

Comentarios

*

Notas relacionadas