Flamma Flamma: Un fuego impecable

Lo difícil de perderse, es quizás encontrarse. Lo difícil de encontrarse es que algo muere en el medio. Y, así como algo muere, otra cosa nace.  Así es que vivimos en una transformación permanente, que es tan dolorosa como edificante. Además de una elaboración sobre la pérdida, “Flamma Flamma”, postulada como un réquiem de fuego […]

Sábado, 16 de Marzo de 2013 |

Lo difícil de perderse, es quizás encontrarse. Lo difícil de encontrarse es que algo muere en el medio. Y, así como algo muere, otra cosa nace.  Así es que vivimos en una transformación permanente, que es tan dolorosa como edificante.

Además de una elaboración sobre la pérdida, “Flamma Flamma”, postulada como un réquiem de fuego por Nicholas Lens –compositor de la música que funda esta obra y su nombre-, es también un ensayo sobre la transformación eterna de la vida y, finalmente, el amor que une a las almas para siempre, de un modo casi metafísico: los cuerpos fulguran y se re-organizan, a destiempo de las voces del fuego musical, voces que se desafían unas a otras, como en una lucha dulce por la supervivencia.

La sucesión de cuadros bailados parecieran, a primera vista, de edición inexplicable. Sin embargo, leemos encuentros y desencuentros; mejor dicho, ritos de encuentro y separación, que son, simplemente, puertas de entrada, cada vez, siempre puertas de entrada. Nunca de salida. Y bailan estas almas en un fuego eterno, que siempre propone una reunión nueva, distinta, amorosa, pacíficamente arrolladora, en creación permanente. Un universo entero de almas, de pronto, se interpelan en medio de la contradicción de la transformación de la existencia, consumidas en un fuego fuertemente vital y elástico. El movimiento, omnipresente –es una obra muy física – se va construyendo en destellos candentes y delicados.

“Flamma Flamma” es una creación magnífica del Maestro Mauricio Wainrot, quizás, como desliza él en el programa de mano, un homenaje a su querido Carlos Gallardo, quien le presentó la obra musical por primera vez y, en sus tiempos de ocio, elaboraba sobre los posibles trajes para  llevarla a cabo. Pero no es sólo una creación bella y sentida, sino que está magníficamente interpretada por el Ballet Contemporáneo del Teatro San Martín. La formación hace una labor impecable. Una mención aparte merecen el vestuario –de Graciela Galán-, que no sólo es creativo, sino también se conecta su fluidez con el movimiento ampuloso y plástico de los bailarines de fuego, y la iluminación y puesta de video, que completaron la escena con perfecta complementariedad.

Como esta obra ya fue estrenada en 2012 y ampliamente reseñada, nos detendremos aquí. Simplemente nos gustaría invitarlos a que no se la pierdan en esta nueva oportunidad que ofrece la cartelera del Teatro San Martín.

Por María José Lavandera

Escribíme! —-> mariajose@ct000380.ferozo.com

FLAMMA FLAMMA

Coreografía: Mauricio Wainrot

Música: Nicholas Lens, Flamma Flamma. Requiem del fuego (1994)

Escenografía y vestuario: Graciela Galán

Iluminación: Eli Sirlin y Alejandro Le Roux

Puesta de Video: Marcelo Manente y Pablo Yurrebaso

Imagen de Video: Martín Gómez

Asistente de Escenografía: Mariela Solari

Asistente de Vestuario: Analía Morales

Asistente de Iluminación: David Seldes

 

AVISO

Las funciones de este fin de semana del Teatro San Martín han sido suspendidas y serán reprogramadas, debido a problemáticas de fuerza mayor.

Restan dos funciones de esta obra: sábado y domingo, que se realizan a las 17, en la Sala Martín Coronado.

Platea: $80 | Pullman: $60

Duración: 75 minutos

Comentarios

*

Notas relacionadas