Elongación y Flexibilidad en Danza: un aspecto no tan natural como parece

Victoria Mazari, bailarina y profesora de técnica clásica y preparación física, explica los detalles conceptuales de la importancia de la elongación para un bailarín.

Lunes, 13 de marzo de 2017 |

Por Victoria Mazari (**)

Una vez más y como hacemos siempre en estos artículos trataremos de explicar de forma clara y sencilla algunos aspectos de la elongación y la flexibilidad del bailarín.

Antes que nada, me gustaría comenzar con una idea base para todo estudiante: es necesario aprender a reconocer y aceptar las posibilidades de cada uno, sean muchas o pocas, son las que nos acompañaran siempre y sobre las que tenemos que construir nuestro progreso, por lo cual hay que amigarse con el cuerpo, llevarlo al máximo de sus posibilidades pero con sumo cuidado técnico y teórico para obtener una educación corporal y artística sana y cuidada.

Las personas que son laxas o híper laxas no son mágicas ni mejores, la laxitud es una condición más, como la facilidad para girar o la fuerza para saltar; la elongación se trabaja, se adquiere, la rotación se obtiene mediante el trabajo. Sólo que, a diferencia de los aspectos musculares, la elongación requiere de mucha paciencia. ¿Por qué? Porque la elongación depende del espacio que tengamos en nuestras articulaciones o de la longitud de nuestros tendones (para ser más específicos, cosas que ya vienen con nosotros; es por esto que se habla de la elongación como algo de la naturaleza corporal de cada uno). Pero aun así, todo eso se trabaja con los correctos ejercicios de colocación y estiramiento y el reconocimiento de nuestras posibilidades.

Gentileza.

Gentileza.

La elongación se trabaja, se obtiene trabajando solo y de manera muy consciente, y también acudiendo a un maestro criterioso que nos ayude, y este aspecto es muy importante: hay que tener mucho conocimiento para elongar solo y no poner en peligro el cuerpo, siempre es bueno recurrir al maestro para que nos indique qué es mejor para nosotros. Cuando uno es flexible, las articulaciones tienden a tener más espacio porque los músculos y tendones que las rodean son más blandos, esto hace que tengamos menos fuerza, las personas laxas tienen más dificultad para alinearse y sostener. Pero, si no somos tan laxos, aunque tengamos más fuerza para sostenernos nuestros tendones no cederán tan fácilmente y es ahí donde la intervención de una segunda persona que tenga conocimiento suficiente para ayudarnos nos sirve para estirar. ¿Por qué? Porque si otra persona hace fuerza por mí, yo puedo relajar mi musculatura y dejar que vaya cediendo sin problemas. Muchas veces nos encontramos ejecutando un ejercicio de estiramiento que nos estira una parte del cuerpo y nos contractura la otra y esto tiene que ver exactamente con lo mencionado anteriormente.     

Con la rotación ocurre algo parecido, podemos tener muchísima fuerza para sostener las piernas pero puede ser esa misma fuerza la que “trabe” la articulación y no le permita rotar, moverse dentro de la cavidad articular, con lo cual no sólo es importante tener fuerza sino tenerla en los músculos correctos.

Las personas laxas tienen la musculatura más débil y por eso tienen que trabajar sobre la fuerza para aprovechar esta condición. Todos seguramente hemos visto algún compañero o a nosotros mismos conseguir niveles de flexibilidad en ejercicios en el piso que luego no logramos parados y esto tiene que ver con la fuerza. Mis músculos y tendones son largos, mis articulaciones le dan a mi cuerpo libertad para conseguir figuras y posiciones hermosas pero de nada me sirven si mi musculatura no puede sostener esas figuras. Entonces, en el caso de ser laxo, la tarea es trabajar la fuerza de la musculatura correcta para sostener esas figuras, conocer cómo llegar a esas figuras y saber administrar la fuerza y la elongación para mantenerlas.

Victoria Mazari

Es importante enfocarse en aquello que realmente deseamos hacer y que toda nuestra energía vaya en ese sentido, sabiendo que todo lo que sea un complemento nos conforma, nos abre puertas. No importa que elijas tal o cual tipo de danza, cuando puedas aprendé otras danzas e incluso otras artes, que lejos de correrte de tu enfoque principal van a darte conocimiento, percepción y más agudeza acerca de tus facilidades y debilidades corporales.

Un lugar personal

Desde un lugar muy personal quisiera decir que no existe la danza fácil, que cada uno tiene sus condiciones pero sobre todo sus dificultades con las cuales lidiar, la diferencia es si ponemos nuestros ojos en las condiciones o en las dificultades, y si vemos las dificultades como algo que nos detiene o algo con lo que simplemente tenemos que amigarnos y trabajar hasta que sea lo más parecido a lo que queremos. La flexibilidad, el giro, el salto, las líneas, los empeines grandes, la rotación, son simplemente cosas que embellecen el arte que cada uno puede brindar desde la danza. NO SON LA DANZA. Trabajemos cada parte de nuestro cuerpo para que cada una conforme un todo que se convierta en arte, en un cuerpo que danza, que actúa e ilusiona al espectador, pero no olvidemos que las condiciones son simplemente eso: una facilidad o una dificultad, pero que no hacen a un artista.

Un artista debe reconocerse bello desde su humanidad y capaz de trabajar para que su cuerpo se moldee, la danza exige una mezcla exacta entre flexibilidad y tono muscular, entre sensibilidad y entereza de carácter, entre humildad y valor para mostrarse ante el otro de manera bella y sincera.

___

(*) Victoria Mazari fue alumna de la Escuela Municipal de Danza Norma Fontenla y del gran Maestro y bailarín Ruben Chayan. Bajo su tutela ganó concursos provinciales e internacionales. Formó parte del Ballet Juvenil de Mar del Plata dirigido por Chayan. Obtuvo beca de estudio en la Fundación Julio Bocca. Integró el Grupo La Rayuela y el Ballet Neoclásico de Buenos Aires. Fue alumna del maestro Alfredo Gurquel y Juana Lederer e integró el Grupo de Danza que ellos dirigían. También integró la Compañía Expresarte Danza-TeatroDesde 2011 integra el Ballet Metropolitano de Buenos Aires, con el que ha realizado diferentes giras por el país, Chile, Uruguay y conformó parte del elenco que el MET llevó a su primera gira en Rusia en 2012. Fue integrante de las tres temporadas que esta compañía realizó con mucho éxito en C.C. Konex. Dirige la compañía Danseur de Danza-Teatro, fundada en 2013, y con la cual ya ha realizado más de 10 funciones y se prepara para una nueva temporada.

Desde 2006 se desempeña como maestra de Danza Clásica con especialidad en Técnica de Puntas y Elongación y Preparación Física, siendo su principal sede BAYRES Estudio de ArteDesde 2009 dicta Clases Especiales de Técnica de Puntas.

Comentarios

  1. Lucila

    Como profe de educacion fisica y bailarina, creo que por lo estudiado, este articulo es muy acertado y esta muy bien explucado. Solicito aprobacion para reproducir ciertos fragmentos en una pagina de danza via blog. Saludos y seguire leyendo.

*

Notas relacionadas