Claves para elongar: afinando el instrumento

Cómo mejorar la flexibilidad, evitando lesiones.

domingo, 09 de agosto de 2015 | Por Estefanía Lisi

Los bailarines sabemos que la elongación de nuestros músculos es un ejercicio primordial para poder movernos con la soltura y libertad que deseamos. Pero no todos los cuerpos ni las posibilidades que tenemos son las mismas, entonces ¿cómo nos podemos adaptar a las exigencias que el mundo de la danza y nosotros mismos establecemos para lograr un buen desempeño?

Laura Winter, especialista en stretching, recorrió un largo camino hasta llegar a crear su propio método. Como bailarina del Teatro San Martín tomó clases de Jazz, Clásico, Contemporáneo y Graham, además de formarse con profesores como Guadalupe Cejas (de Biomecánica) y Claudia Barreta. Todos sus maestros manejaban una dinámica de piernas.

Fue atravesando el descanso por una lesión, que Laura comenzó a estudiar y a descubrir las cosas que había realizado equivocadamente, para poder evitarlas y transmitirles a sus alumnos una nueva forma de estirar los músculos. “Mi método se basa en la salud. Se adapta a todas las personas y no al revés, como ocurre en danza, en la cual uno tiene que acostumbrarse a lo que ya está establecido. Acá se parte desde un lugar completamente diferente. Uno considera al alumno y toma conciencia de que viene con una genética específica que hay que respetar. Partiendo de la base de que somos todos distintos, el método se adapta a cada ser humano, a cada estructura músculo-esquelética”, explica Laura.

Con respecto a la implementación de esta forma de elongar en la clase, nos cuenta: “Se va evaluando la reacción de las personas con distintos ejercicios. Se realizan 45 minutos (e incluso una hora a veces) de trabajo de estiramiento de columna vertebral: extensión, lateralidad y rotación. En la segunda parte de la clase, nos dedicamos a trabajar las piernas y brazos. En la medida en que la columna esté flexible y tenga tono se va a elongar mejor, y por ende las piernas van a reaccionar mejor, ya que parten de la columna. En danza esto se desconoce, y por eso suceden muchas de las lesiones que tenemos los bailarines. No se le da importancia a la columna, y ella es el eje de las palancas en los brazos y en las piernas. Si uno trabaja bien la columna, va a poder hacer más cosas sin lastimarse. Es algo esencial”.

Para Laura Winter es fundamental lograr la flexibilidad de la columna vertebral para evitar lesiones. Foto: Gentileza Laura Winter.

Para Laura Winter es fundamental lograr la flexibilidad de la columna vertebral para evitar lesiones. Foto: Gentileza Laura Winter.

Por otro lado, la gimnasta rítmica Olga Aidarkina, que enseña Stretching en estudios de danza como el de Olga Ferri y Margarita Fernández, indica que la flexibilidad y fuerza logrados con la elongación son fundamentales para evitar lesiones, así como también para engrandecer la paleta de movimiento: “Últimamente se le da mucha relevancia a las condiciones de un bailarín, sobre todo en el terreno de la flexibilidad, para que puedan realizar coreografías cada vez más complejas. No hace falta aclarar que en  un espectáculo de danza se ve cómo los bailarines dominan los movimientos de  su cuerpo y con qué facilidad y amplitud lo logran. Precisamente la elongación ayuda a no tener  ‘límites’,  o parecer que no  los tenemos. La  flexibilidad y fuerza de los músculos contribuyen a mostrar toda una amplitud  de movimientos que sería  equivalente a la posibilidad para  un pintor de obtener todo el espectro de colores de su paleta.  Los músculos fuertes pero acortados se lastiman muchísimo más que los fuertes y flexibles”.

En cuanto a los ejercicios para mantenernos en forma, Olga recomienda: “En realidad depende de lo que a cada uno le hace falta, pero yo me animaría a recomendar elongar los gemelos,  que es muy fácil ¡y realmente cambia la vida! Para estirarlos simplemente hay que pararse en un escalón y bajar el talón  de uno de los pies durante un minuto, sintiendo que tira desde debajo de la rodilla hasta el talón. Hay muchísimos otros ejercicios que también les recomendaría con todas las ganas, pero como es un trabajo a medida, los invito a venir a mis clases para un entrenamiento personalizado y eficaz”.

Por su parte, Yamila González, egresada de la escuela nacional de danzas N° 2 Jorge Donn, bailarina de diversas disciplinas (entre ellas el Ball Room, en donde se desempeña profesionalmente), profesora en estudios de danza y directora de Bailemos Más, explica que: “La flexibilidad es fundamental en cualquier técnica q se ejecute, ya que enriquecerá sus movimientos y se verá una danza más fluida y con mejor calidad. Todos nuestros músculos son importantes y no uno más que otro, cada uno realiza su función específica, y si no están preparados en forma proporcional nuestra actividad no será del todo bien ejecutada”, añade Yamila.

Tips para elongar mejor

El licenciado en Kinesiología (UBA) Alberto Merlini, que dirige dos centros de rehabilitación, trabaja con estudios de danza y en el entrenamiento de deportistas de alto rendimiento. “He tenido muchos pacientes bailarines que acudieron al centro por lesiones diversas: distensiones, desgarros y sìndromes ligamentomeniscales, entre otras. Las  más comunes son producto de un mal entrenamiento previo a desarrollar la actividad física: el precalentamiento”.

Sin embargo, Merlini también indica que “no siempre es conveniente elongar antes de hacer una actividad, sino más bien después. Pero sí es recomendable realizar un buen calentamiento antes de comenzar y una reactivación de los neuromotores (ligamentos, tendones, y extremidades), a través de movimientos de rotación”.

En cuanto a las lesiones frecuentes en bailarines a raíz del estiramiento, Merlini indica que  “para prevenir las lesiones provocadas por elongaciones, es necesario entender que para cada músculo hay una forma de elongar. Existen personas que realizan estiramientos innecesarios, exigen de más a una zona que no fue tensionada y provocan una sintomatología común como la distensión muscular, o en casos más graves tendinopatías crónicas”.

Pero para llevar a cabo un buen entrenamiento de elongación, no sólo hace falta tener en cuenta todas las cuestiones aportadas por los especialistas. Laura Winter nos habla de los factores externos que pueden influir a la hora de ejercitarse: “Para elongar no sólo tenemos un cuerpo físico, sino también la nutrición. Y la nutrición no es sólo alimenticia; existe además el entorno, la formación, la sociedad y lo que nos transmiten los medios de comunicación: la música que elijo escuchar, el programa de TV que elijo ver o el libro que elijo leer. La gente con la cual me rodeo. Todo eso nos va nutriendo la musculatura. Por ejemplo, si estás al lado de una persona muy tensa, dura o nerviosa, un poco de su situación va a transmitirte a vos”.

¿Y qué nos conviene comer para realizar un buen entrenamiento? Laura suele dar recomendaciones a sus alumnos: “Yo siempre les digo que tienen que comer sano. Comer carne pero no excederse con cortes grasosos, comer pescado, que es muy bueno porque tiene Omega 3. La banana, que tiene Potasio, para evitar los calambres. Comer cereales: arroz yamaní, cebada, centeno, que son riquísimos. Yo me aboco a recomendar una nutrición completa, como por ejemplo la macrobiótica o la ayurveda, que toma al individuo como tal, no lo engloba en una masa, y le da una dieta especializada en base a lo que le conviene comer para estar más saludable”.

Para Olga Aidarkina, especialista en elongación y otrora gimnasta, recomienda elongar gemelos habitualmente. Foto: Gentileza Olga Aidarkina.

Un trabajo constante. Para Olga Aidarkina, especialista en elongación y otrora gimnasta, recomienda elongar gemelos habitualmente. Foto: Gentileza Olga Aidarkina.

Las asimetrías del cuerpo

Como le sucede a la gran mayoría de los bailarines, la flexibilidad de las piernas no es la misma a la hora de elongar. Una llega más alto que la otra al hacer un Grand Jetè o un Battement, o simplemente estamos más cómodos con una para descansar en un Grand Ecart que con la otra. ¿Alguna vez te preguntaste por qué sucede esto?

“Ocurre porque el cuerpo es asimétrico. Nosotros vamos por la vida queriendo ser simétricos, pero hay que pensar que desde el nacimiento somos desiguales en varios aspectos. Es algo que nos pasa a todos”, destaca Laura.

Y finalmente, en referencia a la predisposición del cuerpo para elongar en los distintos bailarines y el tratamiento para cada uno, concluye: “Hay que tomar en cuenta lo que traemos de cuna, los huesos, y a eso hay que sumarle la educación que tenemos, la cultura que adquirimos. Todo eso, quieras o no, te da una postura que está relacionada con la personalidad. Por eso no se puede tratar a todos por igual, ni exigirles a todos lo mismo. Para hacer este tipo de lecturas se requiere una profundidad, para la cual no todos están preparados. Hay que tomar el todo e intentar en profundidad, desde el lugar de la salud. Es difícil pero muy apasionante y satisfactorio”.

Es preferible elongar después de la actividad física, no antes, indica el kinesiólogo Alberto Merlini. Foto: Gentileza Olga Aidarkina.

Es preferible elongar después de la actividad física, no antes, indica el kinesiólogo Alberto Merlini. Foto: Gentileza Olga Aidarkina.

Comentarios

*

Notas relacionadas