Maya Plisetskaya: Prima Ballerina Absoluta de nuestros tiempos

Con 60 años de carrera, el nombre de Maya Plisetskaya es un ícono indiscutible de la danza mundial. Este año -el pasado 20 de noviembre de 2014- celebramos su cumpleaños número 89.

Miércoles, 26 de noviembre de 2014 |
La historia de Maya es tan fascinante como trágica:
Maya nace en Moscú en 1925, en pleno auge de la República Socialista de Rusia. Cuando tenía 12 años, su padre, que era un respetado diplomático, es ejecutado bajo las órdenes de Stalin, Secretario del Partido Comunista. Al mismo tiempo, su madre y su hermano fueron deportados al Gulag, un sistema de campos de trabajo forzado a dónde se enviaban a personas consideradas enemigas del Estado.
Maya, aún siendo considerada hija de enemigos del Estado, no es deportada gracias a que a pesar de su corta edad sobresalía con su desempeño en el Bolshoi, dónde había empezado a formarse a la edad de 7 años apadrinada por sus tíos Asaf y Salomé Messerer, que eran miembros del cuerpo de danza del teatro en ese momento. El Ballet salva a Maya de años de trabajo forzado al que varios miembros de su familia si fueron sometidos.
Maya Plisetskaya, en clase. Circa 1985. Teatro Bolshoi.

Maya Plisetskaya, en clase. Circa 1985. Teatro Bolshoi.

A los 18 años, no sólo ingresa al Ballet del Bolshoi sino que su capacidad técnica la convierte en primera bailarina, comenzando su carrera interpretando nada menos que “La muerte del cisne”, lo que habla de su precocidad y talento. Es el rol que la consagró, interpretando El lago de los cisnes, más de 800 veces en público. También es recordada especialmente por su rol de Kitri en “Don Quijote”, “La noche de Valpurgis” y Raymonda, con un emblemático port-des-bras. También fue pionera en incorporar repertorio moderno en Rusia, trabajando con los coreógrafos Alberto Alonso,Maurice Béjart y Roland Petit, que crearon varias piezas para ella como “Carmen”, “Isadora” y “La rose malade”.
Se retiró a los 70 años de edad interpretando una pieza de Maurice Béjart pensada sólo para ella: Ave Maya. Su carrera siguió continuó luego como coreógrafa y una exitosa directora de Ballet.
Afortunadamente, la larga carrera de Plisetskaya permitió que los avances de la tecnología documentaran muchas de sus actuaciones, lo que nos permite disfrutar de su arte cuantas veces queramos. Maya es sin duda una de las bailarinas más notables de la historia, un fragmento de historia que permanece entre nosotros.

Comentarios

*

Notas relacionadas