Que azul que es ese mar, una obra en cuatro dimensiones

Que azul que es ese mar involucra el cruce de dos líneas temporales: aquel momento pasado y una etapa posterior, donde los cuerpos de dos bailarines jóvenes y dos experimentados artistas son las caras de una moneda.

Viernes, 02 de mayo de 2014 | Por María José Rubin

Que azul que es ese mar es una obra sobre el pasado y sobre su registro: ¿qué relación tenemos con lo que fuimos? ¿Qué de ello queda en nosotros y qué queda en una cinta de video? En el Teatro del Abasto, esta obra de Eleonora Comelli puede hacer esas y otras muchas preguntas, abriendo en el espectador una instancia de reflexión que no se cerrará fácilmente.

A partir del cortometraje Crucero, elaborado con secuencias de video que registran las vacaciones en el mar de una pareja a lo largo de años de su vida, Que azul que es ese mar involucra el cruce de dos líneas temporales: aquel momento pasado y una etapa posterior, donde los cuerpos de dos bailarines jóvenes y dos experimentados artistas son las caras de una moneda.

Como el oleaje del mar, las memorias van y vienen, y nunca son idénticas al romper en la costa. Cuál es el presente no parece una pregunta válida: la pareja joven y la pareja anciana se ven la una a la otra simétricamente, y cruzan sus caminos, abriendo una línea de fuga hacia la cuarta dimensión.

Ph: Oscar Pintor

Ph: Oscar Pintor

Evento curioso, ya que por momento la bidimensionalidad impera: las poses congeladas, los movimientos laterales, remiten acaso a esa pantalla donde el video intenta reponer un pasado inasible. “Es injusto”, dice la voz de Héctor, protagonista de la cinta: el registro no puede dar cuenta de la experiencia tanto como el agua que se corporiza en el escenario no puede ser el mar.

R: ¿Cómo fue el trabajo de emprender una obra de danza a partir de un corto, hecho a su vez con videos de viajes familiares?

E: Ese corto, Crucero, lo hizo mi esposo: ahí trabaja mucho con el material de descarte, con lo que no entraría en un video familiar, y a mí siempre me interesó; tenía una imagen y quería hacer algo con eso. Ante nada, analicé profundamente el video: su estructura, sus temas –el adelante y el atrás, los cuerpos, la pose–; trabajé con varios autores: “Lo imaginario” de Sartre, La cámara lúcida de Barthes, El teatro y su doble Artaud. Luego, lo que siempre hago es escribir mucho y, a partir de eso, empecé a trabajar con los chicos con pautas sobre el tema del tiempo y del ir y venir, el pasado y el futuro: no hay un punto de vista único.

R: Incorporaste el agua en el escenario como elemento físico.

E: El agua está muy presente en el video y en la obra es eso que está sucediendo, volátil, como en Heráclito.* Y esa agua va invadiendo cada vez más la escena.

R: El cuerpo mayor, la relación de familia, la herencia: son temas que también están presentes en tus otras obras: Domingo (2007) y Linaje (2010).

E: Sí, me gusta trabajar con diferentes generaciones: el mismo material de movimiento que hace una persona lo pasás a otra y cambia. En este caso, también me lo pedía la obra. Averigüé qué bailarines del ’60 y del ’70 todavía bailaban, porque en general hay pocas obras para ellos y al final devienen coreógrafos o docentes; a veces simplemente para mantener una relación con el escenario, no porque fuera algo deseado, pero hay que trabajar. Hay una tendencia a querer mantener la inmortalidad técnica que no deja lugar a esos cuerpos que pueden aportar tanta historia de vida sobre el escenario. Me parece bueno salirse de esto.

Los bailarines elegidos fueron Matías Echeverry y Laura Figueiras, del lado del pasado; Roberto Dimitrievitch y Stella Maris Isoldi, en la costa del futuro.  Cuatro magníficos intérpretes que dan vida a una obra desafiante y sumamente disfrutable, con un imaginativo diseño de luces que hace honor a la fuente audiovisual de la que abreva Que azul que es ese mar.

* Heráclito dijo: “Ningún hombre puede bañarse dos veces en el mismo río”, una forma de exponer su concepción del mundo como una materia en constante cambio.

Ph: Oscar Pintor.

Ph: Oscar Pintor.

Cuándo y dónde -> Cartelera

Ficha técnica

Idea: Eleonora Comelli | Intérpretes: Roberto Dimitrievich, Matías Etcheverry, Laura Figueiras, Stella Maris Isoldi | Escenografía: Paula Molina | Iluminación: Ricardo Sica | Diseño sonoro: Ulises Conti | Realización de video: Pablo Pintor | Música original: Ulises Conti | Prensa: Debora Lachter | Producción general: Eleonora Comelli | Dirección: Eleonora Comelli

Comentarios

  1. mirta

    va mas informacion

*

Notas relacionadas

  • 8
    Compartir

    “CASTADIVA |15 AÑOS”, en el CC DE LA COOPERACIÓN…

    La compañía independiente Castadiva, creada hace 15 años por la bailarina […]

    10-03
  • 30
    Compartir

    “El Elixir de Verona”: un “Romeo y Julieta” difere…

    Compañía Codanz presenta una novedosa adaptación danzada del célebre relato de Shakespeare, “Romeo […]

    04-04
  • Libro abierto
    Compartir

    Klinko: cuando la tinta cobra vida

    Vanina Klinko es dibujante y le dio espacio, a través de su trabajo, a “Tintaviva”, un libro hermoso que representa sus propias “notas sobre una clase de danza contemporánea” a raíz de sus experiencias con sus Maestras, Valeria Kovadloff y Vivi Iasparra. El cuerpo, la libertad y los menesteres de bailar también en el papel.

    23-06
  • Gentileza.
    Compartir

    Danza sin fronteras: Cartografías y fronteras

    María José Rossi, Doctora en Filosofía especialista en hermenéutica, estética y política, analiza el quehacer de la compañía “Danza sin Fronteras”, dirigida por Mariana Chilliuti, y explora las posibilidades de expansión física, emocional y significante de los cuerpos en un contexto de integración que define como “amorosa”.

    15-03