Reseña: En el reverso de la noche

Por María José Rubín Ella cae. Vuelve a caer. Perpetúa un ritual inagotable. Él la detiene, la salva, una y otra vez. Repetidamente, se hacen las mismas preguntas y se dan las mismas respuestas. Giran en torno a la mesa, el centro de la escenografía y de sus vidas, cada vez más rápido. Sostienen la […]

Viernes, 12 de julio de 2013 |

Por María José Rubín

Ella cae. Vuelve a caer. Perpetúa un ritual inagotable. Él la detiene, la salva, una y otra vez. Repetidamente, se hacen las mismas preguntas y se dan las mismas respuestas. Giran en torno a la mesa, el centro de la escenografía y de sus vidas, cada vez más rápido. Sostienen la rutina con un esfuerzo creciente, mantienen el movimiento de esa maquinaria que es más grande que ellos, que a cada momento se vuelve más pesada con el cúmulo de recuerdos, de dudas, de hábitos.

Mi noche es reversible”, dice ella, una sola vez. Esa noche que habitan condensa días, acaso años de la historia de una relación cuyo pasado parece distante, y que, sin embargo, se recrea sin fin, permanece para siempre en el reverso de aquella noche que es todas las noches.

Esta obra de danza teatro, orquestada y protagonizada por Giselle Dana y reestrenada el pasado 5 de julio en el Espacio Cultural Pata de Ganso, sumerge a los espectadores en una versión minimalista de la vida conyugal, que deja en evidencia el trabajo demandante y los ajustados rituales que exige, pero también la ternura y el humor inevitables.

Giselle Dana y David Señoran en una obra auténtica y minimalista. Foto: Caro González-Sabel

Giselle Dana y David Señoran en una obra auténtica y minimalista. Foto: Caro González-Sabel

Del otro lado de la mesa está David Señoran; él y Giselle dan forma a este dúo insomne, producto de la danza y el teatro. Atravesados por la técnica contemporánea que constituye su formación principal, ambos protagonistas hacen gala de dotes actorales notables, entonando con justeza un texto que oscila entre el drama y la poesía.

La dinámica de encuentros y desencuentros de Noche reversible, así como la reconfiguración de ese espacio de elementos transfigurables, exige de sus intérpretes una precisión cronométrica. El ritmo impecable y la proverbial química que comparten David y Giselle satisfacen con creces esta demanda, haciendo surgir en escena personajes vívidos, despojados de las preocupaciones sobre una técnica que ambos partenaires dominan totalmente.

¿Por qué siguen juntos los que siguen juntos? O, más bien, ¿cómo es que siguen juntos? Ante tamaña pregunta, Noche reversible se erige en una respuesta constructivista, una mirada al interior del mecanismo por el cual las relaciones permanecen, se reproducen a lo largo de días, meses, años, y la tensión entre las fuerzas individuales, centrífugas, que pujan hacia el exterior, y las fuerzas centrípetas que cohesionan la pareja.

La noche se desdobla: la escena final encuentra a los personajes en una situación casi idéntica a la original. Como si nada hubiera cambiado. ¿O sí?

CUÁNDO Y DÓNDE

Viernes de julio/agosto 23hs
Espacio Cultural Pata de Ganso
Pasaje Zelaya 3122 (Abasto)
Reservas 4862-0209
Entradas: $60 Desc jubilados y estudiantes $40

Facebook Noche Reversible: http://www.facebook.com/nochereversible

FICHA TÉCNICA

Idea, dirección general y coreografia: Giselle Dana Autores: Giselle Dana – Laura Zenobi
Dramaturgia: Laura Zenobi -Intérpretes: David Señoran – Giselle Dana
Dirección actoral: Isabel Iglesias- Música original: Sofía Viola
Diseño de vestuario: Lili Zauberman – Gabi Filici-Realización de vestuario: Gabi Filici
Diseño de iluminación: Miguel Solowej- Visuales: Laura Zenobi – Lucas Altmann
Foto fija: Carolina Gonzalez Sabel- Diseño gráfico: Luciano Crispi
Cámara y realización: Cristian Ruiz Diaz y Laura Blumtritt -Asistencia técnica: Lucas Campos
Carpintería: Esteban Ezequiel Altman- Prensa: Laura Castillo
Producción general: Giselle Dana- Asistencia de Producción: Laura Zenobi

Foto en tapa: Caro González – Sabel

Comentarios

*

Notas relacionadas