Cadabra presenta “No te duermas vencido”: una experiencia íntima y minimalista

“No te duermas vencido”, la última producción del grupo dirigido por Anabella Tuliano, despliegan la plasticidad que los caracteriza en un detallado trabajo corporal.

sábado, 30 de agosto de 2014 | Por María José Rubin

Cadabra, compañía formada en 2011 por su directora, Anabella Tuliano, presentó este agosto su tercera obra, “No te duermas vencido”, que continúa el trabajo tan característico de la coreógrafa, quien ha sabido desarrollar exitosamente un estilo propio de lo más interesante en la escena local, fundado en el trabajo corporal detallado -sus bailarines casi rememoran estatuas humanas- en función de una búsqueda de movimiento estilizado y potente, pleno de destreza: “Una búsqueda de lograr la buena colocación del cuerpo para ayudar a resistir la densidad del movimiento”, explicó ella misma en una entrevista pasada con REVOL.

Para ella, la creación brasileña fue especialmente influyente en el desarrollo de su trabajo: “Mi foco de admiración está en Brasil: Paulo Pederneiras me parece un gran coreógrafo, tengo una admiración profunda hacia él. El Grupo Corpo es impecable, también Quásar. Nos gusta la conjunción de potencialidad física, interpretación y bailarines absolutamente preparados para esa propuesta. Cadabra tiene un lenguaje particular, queremos definirnos por esa forma de movimiento, esa estética. Esto a mí siempre me pareció muy importante: que la compañía se distinga por su propio lenguaje. Como grupo, es una suma de individualidades que hacen un todo bien condensado: los bailarines son diferentes en sus personalidades, sus alturas, sus cuerpos y sus caracteres. A mí me encantan las diferencias: por ejemplo, los dúos y tríos en la obra están armados en función de las características interpretativas y las diferencias, eso me parece bellísimo; y sobre el escenario todos juntos hacen la magia que yo quiero ver. Tengo absoluta fe en mis bailarines y profunda admiración. Es esa confianza y la confianza entre ellos lo que hace este producto”.

 

Ph: Alexandra Monges

Foto: Alexandra Monges

 

Sobre el escenario, en “No te duermas vencido”, las luces y los bailarines se reúnen en una visión de calidad plástica; el trabajo puntilloso de su movimiento y el sonido del violín en vivo invitan a una escena íntima, que en un escenario cercano cobra una fuerza orientada directo a los sentidos. La destreza en el trabajo de partenaire se devela clave en el desarrollo expresivo.

R: Imagino que esta confianza se apoya en buena medida sobre la calidad técnica del grupo, ¿cómo se relaciona esto con el nivel interpretativo, qué papel juegan ambos elementos entre sí?

AT: Creo en el entrenamiento técnico profundo: para bailar uno tiene que tener herramientas, porque cuanto más sepa, mejor va a manejar los lenguajes. Queremos compatibilizar la interpretación con la máxima resistencia física, pero sin que eso implique una acrobacia de circo. En un contexto de danza, llevar al extremo algunas cosas me parece interesante para despertar otras; es un “camino para”, no un efecto en sí mismo. Entrenamos mucho para que sobre el escenario todo esté súper ajustado, para no dar una sensación de temor, de que el bailarín se puede caer. No es eso lo que tiene que llamar la atención, eso es algo que sirve para contar, para pasar la sensación que queremos transmitir.

Cadabra No te duermas vencido (4) (679x931)

Foto: Alexandra Monges.

R: Tanto en el número pequeño de bailarines como en los vestuarios despojados se da una presencia fuerte del cuerpo. Las luces y los colores trabajan en función de eso, realzando brazos, piernas, espaldas.

AT: Cadabra es minimalista: en la cantidad de personas, porque me parece que a veces no hace falta el efecto de mucha gente en el escenario, a veces cuando es menos yo lo aprecio más. También pienso que el mejor vestuario de un bailarín es su propio cuerpo, me parece que, a menos recursos, más interesante es el movimiento, la interpretación. Ninguna obra de Cadabra tiene mucho vestuario, ni escenografía o cambios de luz. Es el cuerpo del bailarín, el público, la música y lo que se pueda crear con eso.

R: ¿Cuál fue el motor detrás de “No te duermas vencido”?

“No te duermas vencido”quiere transmitir la sensación de una cadena interminable de abrazos y sostenes de las personas que te vas encontrando en la vida y que te impiden caer, que te enseñan a volver a creer. Esta es la idea. En última instancia, es un mensaje de amor, de paz y sobre tomar decisiones; porque creer y amar también son decisiones. La obra tiene una línea argumental, pero yo no voy a la literalidad. Me encanta la metáfora y me parece que este espacio que se crea, en donde el público puede crear su propia historia dentro de su percepción del momento, forma parte de todo esto. Por eso no me gusta poner reseñas en las gacetillas, porque impido el vuelo del que está sentado viendo la obra, que la va a tomar de mil maneras diferentes. Por los comentarios que recibí, creo que eso se logró: hay gente que tiene el ojo agudo y el alma dispuesta para ver estas cosas y reflexionarlas de una manera bella.

Foto: Alexandra Monges.

Foto: Alexandra Monges.

Cuándo y Dónde

“No te duermas vencido”, por Cadabra | Directora: Anabella Tuliano | ULTIMA FUNCIÓN: 30 de agosto de 2014, a las 22.30 horas | Centro Cultural Borges (Viamonte, esq. San Martín, CABA)

Ficha técnica

Obra coreográfica de Anabella Tuliano

Interpretes: Romina Magliolo, Florencia Anca, Belén Mazzola, Eva Fernández, Sharon Ho, Guido Bonacossa, Julio Bouhier, Claudio A. Rabinovich, Diego M. Gómez

Violinista: Mariela Trinchero
Musica:The Piano Guys | Olafur Arnalds.
Diseño de iluminación: Lautaro Graciosi
Fotografía: Alexandra Monges.
dirección y coreografía: Anabella Tuliano

Comentarios

*

Notas relacionadas